La hermandad de la Esperanza suspende las elecciones


El consiliario de la corporación del Domingo de Ramos explica en un comunicado los motivos por los que se han rechazado las candidaturas presentadas y abre la posibilidad de nombrar una gestora

La hermandad de la Esperanza ha suspendido las elecciones a hermano mayor, cuya celebración estaba prevista para el 26 de diciembre. El consiliario de la corporación del Domingo de Ramos y párroco de San Andrés, Pablo Calvo, ha explicado a través de un comunicado los motivos por los que se han rechazado las candidaturas presentadas y abre la posibilidad al nombramiento de una junta gestora.

María Santísima de la Esperanza en su altar de cultos. (elecciones)
María Santísima de la Esperanza en su altar de cultos./Foto: LVC

El final del plazo para la presentación de candidaturas, que expiraba este miércoles 9 de noviembre, ha traído consigo la suspensión del proceso electoral por parte del director espiritual de la hermandad de la Esperanza. Tras concluir el mismo, el párroco de San Andrés ha explicado en su comunicación los motivos que le han llevado a no dar su visto bueno a las dos candidaturas que tenían la intención de concurrir a las elecciones, previstas para la jornada posterior al día de Navidad. Cabe recordar en este sentido que el número 5 de la regla 16 de la cofradía establece los requisitos para ser candidato a hermano mayor. Entre los mismos, se requiere ser hermano de pleno derecho; es decir, ser mayor de edad y tener una antigüedad de, al menos, cinco años desde la última alta como hermano; haber recibido el sacramento de la Confirmación, o iniciar en tiempo prudencial la preparación para recibirlo, no encontrarse en situación irregular y mantener un tenor de vida acorde con la fe y moral cristiana; así como no haber sido distinguido con la distinción de hermano mayor de honor, salvo dispensa de la autoridad diocesana, entre otros requisitos. A ello hay que sumar que, como establece la normativa, las candidaturas concurrentes a este tipo de procesos dependen del visto bueno del consiliario.
La llegada a este punto del proceso se produce cinco meses después de la dimisión de Javier Baena como hermano mayor. Desde junio hasta la actualidad, el cargo lo ha ejercido el que fuera segundo de Baena, Juan José Guerrero, quien en septiembre convocaba un cabildo para que se decidiese si la junta de gobierno hacía cumplir íntegramente su mandato o se optaba por la convocatoria de elecciones. Los hermanos se decidieron por esta segunda opción que ahora queda en suspenso y con la posibilidad, a expensas de la aprobación de la autoridad diocesana competente, o bien de la convocatoria de nuevas elecciones dentro de 180 días, o bien del nombramiento de una junta gestora que regiría sine die, los designios de la corporación del Domingo de Ramos.