Seis décadas para ver cumplido un sueño


Con motivo del retiro espiritual dedicado a los seminaristas de Picota por el sacerdote cordobés, Francisco Delgado, éste realiza una reseña sobre la historia del Seminario

En 1948 fue creada la prelatura de Moyabamba en Perú e hicieron falta seis décadas para ver cumplido el sueño de la creación de su Seminario. En las siguientes líneas, y con motivo del retiro espiritual dedicado a los seminaristas de Picota por parte del sacerdote cordobés, Francisco Delgado, éste realiza una reseña sobre la historia transcurrida hasta ver convertido en realidad, el deseo de tener un centro de formación teológica propio
Sobre nuestros Seminarios Menor y Mayor de Moyobamba

Seminaristas y formadores de Moyobamba. (sueño)
Seminaristas y formadores de Moyobamba./Foto: LVC

La creación del Seminario Mayor de San José de Moyobamba ha sido la culminación de un largo recorrido de atención a las vocaciones sacerdotales en la jurisdicción de Moyobamba. La prelatura fue creada en marzo de 1948, como circunscripción eclesiástica en el departamento de San Martín, en Perú. En 1953, fue ordenado su primer obispo, Martín Elorza. Y desde el comienzo tuvo como prioridad la formación de sacerdotes, para llegar con el tiempo a constituir una diócesis con clero propio. A pesar de todos los esfuerzos vocacionales que se hicieron en esta etapa, al acabar su pontificado en 1967, no había ningún seminarista ni se había ordenado ningún sacerdote diocesano.
En 1967 fue nombrado obispo Venancio Orbe, quien intentó relanzar la pastoral vocacional potenciando la pastoral juvenil. En 1977, se celebró la ordenación sacerdotal del primer sacerdote diocesano, el padre Leónidas Gómez. De los 13 candidatos ingresados en Trujillo desde 1975 , sólo uno perseveró y concluyó sus estudios en el Seminario de Jaén. Su ordenación tuvo lugar en 1983. Hasta 1987 fueron enviados a Jaén otros 13 seminaristas.
El 7 de abril de 1985 fue creado el preseminario Juan Pablo II en Moyobamba, para que los jóvenes aspirantes al sacerdocio se preparasen durante los dos últimos años de secundaria para su ingreso en el Seminario de Jaén. Y en 1996 fueron enviados dos seminaristas a formarse a la diócesis de Tuxtla, en México. Dos años más tarde fue nombrado obispo coadjutor José Ramón Santos, quien de manera muy activa trabajó en la promoción de las vocaciones y del clero diocesano. En el año 2004, con la aprobación y asesoramiento de la Santa Sede, se firmó un convenio con la archidiócesis española de Toledo, por el cual dicha jurisdicción asumiría la responsabilidad de la prelatura sustituyendo a la Congregación Pasionista. Para ello, se incorporaron a la jurisdicción 20 sacerdotes diocesanos de Toledo para atender el servicio pastoral y misionero. En tal encomienda la labor prioritaria era la atención al clero y la promoción de las vocaciones. El 8 de diciembre de 2005 el prelado firmaba el decreto de erección del actual Seminario Mayor de San José de Moyobamba.
El 26 de agosto de 2006 era consagrado como obispo Rafael Escudero López-Brea, anteriormente sacerdote diocesano de Toledo. También en ese año comenzó su andadura nuestro Seminario Menor de San Juan Pablo II. En la actualidad, y después de ocho años la erección de nuestro seminario menor, y de once años de la erección de nuestro seminario mayor, se cuenta con 23 menores y otros tantos mayores. A los primeros, jóvenes en edad de estudiar secundaria que muestran indicios de vocación o que están abiertos a la misma, se les orienta hacia la dimensión humana, académica y, sobre todo, la dimensión espiritual-vocacional. Los segundos, a lo largo de ocho años, pasan por las etapas formativas de Propedéutica, Humanidades, Filosofía y Teología. Estos jóvenes también se forman en las dimensiones anteriormente citadas, añadiéndose una más, la dimensión pastoral que les forma para ser pastores del Pueblo de Dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here