La parroquia de la Consolación recibe a Manos Unidas


Los voluntarios y colaboradores parroquiales de esta ONG católica asisten a la celebración de la asamblea anual de este sábado

La parroquia de Nuestra Señora de la Consolación recibe a los voluntarios y colaboradores parroquiales de Manos Unidas este sábado. La cita se realiza con motivo de la asamblea anual que lleva a cabo esta ONG católica este sábado 29, y tendrá uno de sus momentos centrales en la misa que presidirá el obispo, Demetrio Fernández.

El obispo de Córdoba, junto al consiliario y la delegada de Manos Unidas./Foto: Diócesis de Córdoba
El obispo de Córdoba, junto al consiliario y la delegada de Manos Unidas./Foto: Diócesis de Córdoba

La jornada comenzará a las 10:00, cuando se llevará a cabo la acogida de los participantes. Media hora más tarde, el prelado presidirá la misa en la que actuará, en calidad de concelebrante, el consiliario y canónigo, Agustín Moreno. La asamblea continuará, a las 11:30, con la intervención de la delegada diocesana, Aurora Toscano, para, posteriormente, abordar los distintos aspectos que integran la campaña trienal de Manos Unidas. La parte correspondiente a la tarde se centrará en la exposición de testimonios, acerca de la Jornada Mundial de la Juventud y se presentarán los materiales de la nueva campaña.
Cabe recordar que Manos Unidas es una organización de ámbito nacional con estructura diocesana. Su organigrama de funcionamiento está compuesto por un total de 71 delegaciones, las cuales le otorgan una presencia capilar en toda la geografía española y supone uno de sus activos más interesantes. Para cumplir sus objetivos, cada delegación pone en marcha sus propias iniciativas, entre las que destacan, por ejemplo, exposiciones, conciertos, marchas y comidas solidarias, mesas redondas, charlas, ruedas de prensa, visitas para difusión de materiales en parroquias y colegios.
Con respecto a la delegación cordobesa, como señalaba el obispo en su carta pastoral para 2016 “Manos Unidas no pierde el tiempo en lamentos estériles de lo mal que está el mundo”. Al hilo de ello, subrayaba que la organización “se pone manos a la obra y recluta personas y recursos para llevar adelante una campaña permanente que despierte en nosotros el sentido de justicia y solidaridad con el que hemos de devolver a los pobres de la tierra lo que les pertenece”. Y todo ello para afirmar que “no se trata, por tanto, de hacer un recuento de todo lo que haría falta para desterrar el hambre de nuestro planeta”, sino que “Manos Unidas se pone a trabajar en numerosos proyectos, pequeños pero eficaces, que llevan la esperanza a miles de personas que no pueden esperar más”.