¿Quién pide la primera marcha para la Virgen de la Caridad?


'La Madrugá', del director de Soria 9 Abel Moreno es la primera composición que se toca en honor a la Dolorosa de San Andrés, en 1991, cuando sale a las calles de Córdoba

¿Quién pide la primera marcha para la Virgen de la Caridad? Si la visita a la basílica del Juramento de San Rafael en su rosario ha sido suspendida por la lluvia, las curiosidades en torno al 25 aniversario de la bendición de la Dolorosa de San Andrés no acaban ahí. La Madrugá del director de Soria 9, Abel Moreno, es la primera composición que se toca en honor a la imagen el Martes Santo de 1991.

La Virgen de la Caridad en parihuelas, preparada para su rosario./Foto: LVC
La Virgen de la Caridad en parihuelas, preparada para su rosario./Foto: LVC

La talla de María Santísima de la Caridad había sido realizada, durante los meses previos, por un prometedor imaginero, Miguel Ángel González Jurado. Mientras que la corporación estaba dirigida, en aquel momento, por Rafael López Vegas, bajo el asesoramiento artístico de Rafael de Rueda. Éste siguió, en primera persona, todo el proceso creativo de una imagen que se ha convertido en uno de los referentes, no solo devocionales, sindo paradigmáticos de la imaginería contemporánea. Así, en el estudio que tenía el imaginero en la calle Marqués del Villar, cerca del actual Museo Arqueológico, la imagen de la Virgen de la Caridad se convertía en la tercera dolorosa del artista cordobés, prologando a las de la Salud y la Presentación. Es notorio que, con respecto a esta última, guardan ciertas similitudes estilísticas que han determinado la trayectoria del escultor.
Así las cosas, fue el propio González Jurado quien realizó la petición a la cofradía. Y La Madrugá de Abel Moreno, entonces la marcha más en alza, puso la primera pieza del ajuar efímero de la Virgen en las calles de Córdoba. Una curiosidad que quedó en el recuerdo de quienes atestiguaron aquella primera salida, al igual que en la jornada del domingo 23 de octubre, bien podrían haberlo hecho en la basílica del Juramento, cuando, además de con San Rafael, la bella imagen mariana hubiera dejado otra estampa de tintes históricos, su encuentro con la Virgen de la Presentación. Ambas del mismo autor y, al igual que, se prevé con la Salud, sus tres primera obras procesionarán en la misma jornada de la Semana Santa.