Afluencia masiva en la inauguración de la exposición de Vera Cruz


La apertura oficial de la exposición Eterna es su misericordia, que organiza la archicofradía de la Vera Cruz de Córoba en la Catedral, ha cotado con una afluencia masiva de público en su jornada inaugural. En el acto han participado el consiliario de la archicofradía y canónigo de la Catedral, Pedro Soldado, la hermanda mayor de la corporación cordobesa, Salud Aguilar, o el comisario de la exposición, Rafael Mariscal, entre otras autoridades.

Asistenntes a la inauguración de la exposición./Foto: José I. Aguilera
Asistenntes a la inauguración de la exposición./Foto: José I. Aguilera

Las naves de la ampliación de Almanzor del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba han adquirido una nueva fisionomía. Las mismas acogen a un cuidado elenco de imágenes, piezas y documentos que hacen de este espacio expositivo un enclave singular, en el que poder disfrutar de la historia de la primitiva advocación penitencial de la Vera Cruz. Como explica el sacerdote, teólogo y especialista en la materia, Fermín Labarga, aquéllas “son las primeras hermandades de penitencia que aparecen en el siglo XVI, como las primeras para tributar culto a la cruz en Semana Santa y que los cofrades mediten en la pasión de Cristo y se unan a los dolores de la misma, normalmente, mediante el ejercicio de la disciplina”. Y un gran exponente de este origen se halla reflejado en eltemplo mayor cordobés. Es más, prosigue Labarga su explicación señalando que “las cofradías de la Vera Cruz han impulsado, desde el principio, las procesiones y son muy importantes porque la cruz es el símbolo fundamental del cristianismo ya que, durante los primeros siglos, no se utilizaba la cruz porque era un signo de ignominia. Poco a poco, se va transformando en un símbolo de la realeza de Cristo. Podemos recordar la pregunta del catecismo, cuál es la señal del cristiano. Es la Santa Cruz. Sin ella no hay vida cristiana, ni hay redención y, por tanto, el cofrade al darse cuenta de la centralidad de ésta tiene que percatarse de que él tiene que llevar la cruz cada día, como dice el Señor”.
La relevancia histórica de estas corporacione es indudable y, hasta el 20 de noviembre, la Catedral se convierte en el gran museo de este cervo histórico en Córdoba. Aguilar, Baena, Bujalance, Cabra, Castro del Río, Montemayor, Montoro, Priego, Rute o Santaella son algunas de las localidades representadas en el majestuoso templo. Y éstas dan cuenta de la riqueza y variedad, en torno a la piedad popular, que ofrece la diócesis de Córdoba, una de las más ricas, si no la que más, en este terreno que, ahora, queda plasmado en una muestra que posee tintes históricos. Ello no solo por la envergadura de la misma, sino porque la archicofradía de la capital es la primera en organizar, en solitario, un evento de este tipo en el templo catedralicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here