La insignia de la Virgen de la Sierra en Sevilla


La réplica de la patrona de Cabra de Luis Ortega Bru lucirá la donación en su procesión anual por las calles de la capital hispalense

La insignia de oro de la Virgen de la Sierra, la lucirá este domingo la titular de la filial sevillana archicofradía egabrense. El acto de entrega ha sido realizado por el hermano mayor de la cofradía matriz, Antonio Cano, para la reproducción que realizara Luis Ortega Bru, tras la celebración del pregón a la Virgen.

Rafael Muriel, durante el pregón a la filial sevillana./Foto: Archicofradía de la Virgen de la Sierra
Rafael Muriel, durante el pregón a la filial sevillana./Foto: Archicofradía de la Virgen de la Sierra

Rafael Muriel ha sido el encargado de pronunciar el pregón que organiza la hermandad filial de la Virgen de la Sierra de Sevilla. Al acto ha acudido una representación de la archicofradía matriz, encabezada por su hermano mayor quien, al término del mismo, ha hecho entrega de esta especial enseña. La procesión de este domingo por las calles de la feligresía de San Roque será, si las condiciones climatológicas lo permiten, una buena oportunidad para apreciar el regalo de la corporación de la Subbética. Cabe recordar que, la salida procesional de la corporación hispalense mantiene ciertas diferencias con la que se produce en Cabra puesto que el paso no va con portadores, sino que es llevado con costaleros, al modo de las cuadrillas de la capital andaluza. No obstante, tanto en la fisionomía de la Virgen como en el templete y la ráfaga de la alcaldesa perpetua de Cabra mantiene idénticas formas a la imagen matriz.
La corporación sevillana se fundó a principios de la década de 1950 y fue el propio Ortega Bru, quien se ofreció a realizar la reproducción de maría Santísima de la Sierra. Este hecho se debe, en buena medida, a que el imaginero de San Roque estaba casado con la egabrense Carmen León. Es más, el escultor gaditano solo cobró por los materiales empleados, 2.609 pesetas de la época. En marzo de 1953, el artista acudía al santuario de la patrona de Cabra para tomar medidas, mientras que la réplica hispalense sería bendecida el 19 de julio de ese mismo año en la ermita del Picacho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here