Arte cordobés para una Virgen de Málaga


El pasado sábado los integrantes de Pinsapo Flores, Rafael Cuevas y Luis Nevado, exornaban el palio de Santa María del Monte Calvario , en una muestra del reconocimiento de los artistas cordobeses

El arte cordobés ha sufrido una expansión evidente durante los últimos años. El pasado sábado los integrantes de Pinsapo Flores, Rafael Cuevas y Luis Nevado, exornaban el palio de Santa María del Monte Calvario, en una muestra del reconocimiento que reciben buena parte de los artistas de la capital en prácticamente todas las disciplinas.

Vista del manto cedido por la Paloma a Monte Calvario. Foto: LVC (arte)
Vista del manto cedido por la Paloma a Monte Calvario. Foto: LVC

El caso de Pinsapo, la empresa que regentan Cuevas y Nevado, es uno de los ejemplos de cómo en pocos años una apuesta que dimana en buena medida del trabajo para las cofradías, obtiene resultados excepcionales. En lo que a la capital cordobesa se refiere prestan sus servicios para un elevado número de corporaciones, que rondan la veintena. Y la calidad de su trabajo, en un sociedad cada vez más conectada, no ha pasado desapercibida en Málaga, donde ya trabajan para dos hermandades, Monte Calvario y la Paloma; así como para una agrupación parroquial, la de la Reina de los Cielos, que procesiona el Domingo de Resurrección. Cabe destacar la curiosidad de que las imágenes marianas de las tres corporaciones, pertenecen a Luis Álvarez Duarte. Como en el caso de la Virgen de la Encarnación de Córdoba que este miércoles saldrá exornada, en su rosario, también por Pinsapo.
En cuanto a Santa María del Monte Calvario, en su salida extraordinaria lució 400 hortensias en diversas tonalidades de color rosa. “Es la primera vez que se coloca en un palio ese tipo de flor”, subraya Cuevas. Además, el exorno contó con otras variedades, entre las que destacaron las rosas de pitiminí. Un adorno monumental para un palio que lució, entre otros estrenos, el del bordado de las bambalinas laterales, realizadas por el granadino Jesús Arcos, o una valiosa cruz pectoral. Sin olvidar el manto, cedido para la ocasión, por la hermandad de la Paloma.
Las calles del barrio de la Victoria contemplaron el buen hacer de la impronta cordobesa de Pinsapo que, en otra curiosidad, no fue la única nota presente de la capital en dicha jornada. Así, la misa estacional, presidida por el obispo de Málaga, Jesús Catalá, contó con la presencia de los presidente de los distintos consejos andaluces, entre los que se hallaba el de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba, Francisco Gómez Sanmiguel. El aroma de las hortensias perfumó una tarde que ayudaron a construir manos cordobesas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here