La Virgen de Fátima recorrerá la Diócesis


En su carta semanal, el obispo marca el itinerario de la misión diocesana y los objetivos y mensajes fijados para la misma, con motivo del centenario de las apariciones

La imagen peregrina de la Virgen de Fátima recorrerá la Diócesis. En su carta semanal, el obispo, Demetrio Fernández, marca el itinerario de la misión diocesana y los objetivos fijados para la misma, con motivo del centenario de las apariciones en Cova de Iría (Portugal). Los actos comenzarán este miércoles 12 de octubre, a las 19:30 en la Catedral, con la celebración de la misa a la que seguirá la procesión de velas y rezo del rosario por el Patio de los Naranjos.

Demetrio Fernández durante una misa en la Catedral./Foto: LVC
Demetrio Fernández durante una misa en la Catedral./Foto: LVC

El prelado recuerda en su misiva que la Virgen es siempre la misma, la Madre de Dios, toda vez que establece que “los apellidos que añadimos a su dulce nombre, María, como éste de Fátima, vienen a recordarnos momentos, lugares, gracias especiales, a los que podemos tener especial devoción. Y por eso tiene tantos apellidos, por eso tiene tantas devociones”. Prosigue recordando el mensaje transmitido a los tres pastorcillos, enmarcado en un complejo momento histórico, ya que “ellos no tenían idea de todos aquellos mensajes, ellos no sabían dónde estaba Rusia ni quién era el Papa”.
Acto seguido, recuerda el obispo la pervivencia del mensaje de la Virgen de Fátima en la actualidad, donde “hay lugares donde los cristianos son perseguidos hasta el martirio, degollándolos o sometiendo como esclavas a las mujeres”. No duda en afirmar en la carta, además, que existe una “persecución  más sutil, queriendo expulsar a Dios de la plaza pública, de las leyes, de las costumbres, de la educación, de la familia”, para concluir este apartado estableciendo que “la Iglesia a lo largo de su historia ha conocido todo tipo de persecuciones, que le han reforzado en su fe”.
En la parte final de la carta, Demetrio Fernández llama a los cristianos a encomendarse a la protección de la Virgen de Fátima, tal como lo hizo San Juan Pablo II, quien reconoció la intersección de esta advocación, tras salvarse del intento de asesinato que sufrió el 13 de mayo de 1981. Es por ello que el obispo recuerda a los numerosos “cristianos que bajo el régimen comunista del siglo XX han sufrido persecución y han tenido como referencia y consuelo a esta Madre del cielo”. Para recordar, finalmente, que “María nos acompaña siempre” y es por ello que, la imagen de la Virgen de Fátima visitará las parroquias y las instituciones de la Diócesis, a lo largo de todo este año.
Carta semanal del obispo (Texto íntegro)