Bernal manifiesta que la imagen de Humildad estará “más radiante y más viva”


El imaginero Antonio Bernal ha manifiestado, sobre la restauración que concluye estos días a Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, que los hermanos de la Paz van a encontrar una imagen del Señor “más radiante y más viva”. Los mismos podrán apreciar el resultado de estos trabajos el 12 de octubre cuando, a las 13:00, se celebre una misa de acción de gracias por el regreso de la venerada talla. Por su parte, el hermano mayor de la Paz, Enrique Aguilar, ha mostrado su satisfacción con la restauración realizada, a la que se ha devuelto el aspecto original con que la realizara Juan Martínez Cerrillo.

Nuestro Padre jesús de la Humildad y Paciencia en su paso de misterio./Foto: LVC
Nuestro Padre jesús de la Humildad y Paciencia en su paso de misterio./Foto: LVC

El hermano mayor de la Paz, Enqique Aguilar, explica que el Señor de la Humildad y Paciencia llegará, probablemente, a la iglesia del Santo Ángel en la misma jornada en que se celebrará la misa de acción de gracias por su restauración, mientras que destaca del restaurador de la imagen, Antonio Bernal, “que es un maestro”. Subraya, por tanto, el trabajo que el imaginero cordobés ha llevado a cabo con el titular de la corporación, al que ha devuelto el aspecto el aspecto original de la talla que realizara Juan Martínez Cerrillo. Pone de relieve la recuperación de los rasgos originales de la imagen, como los estucos de la sangre, moratones o latigazos que, con el paso del tiempo, se habían perdido. Enrique Aguilar recuerda que, en las casi dos décadas en las que ha ejercido como prioste y ha tenido la suerte de observar detalladamente a la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, no ha observado los detalles que ahora se van a apreciar en el mismo. Califica como muy positiva la valoración de los trabajos realizados por Bernal, tanto por su parte como por la comisión creada para llevar a cabo el seguimiento de la restauración y de la propia junta de gobierno de la cofradía y enfatiza que han quedado “prendados” con la labor de Bernal. “Vamos a ver al Señor como lo hizo Martínez Cerrillo”, concluye.
Por su parte, el autor de la restauración, Antonio Bernal, detalla cómo ha sido la intervención realizada e indica que, en primer lugar, se ha llevado a cabo una labor de limpieza de los distintos repintes a que había sido sometida la imagen en diversas etapas, como en la llevada a cabo por Andrés Valverde. En segundo lugar, pone de relieve que lo que más ha urgido era el tratamiento de las grietas y el deterioro que ha sufrido la imagen con el paso de los años. Donde se han llevado a cabo las labores más apremiantes es en la parte del cuello “que estaba agrietado, así como los brazos y los codos que estaban muy resentidos. Afianzándose además los anclajes de los pies”, explica Bernal. Califica la intervención realizada como “bastante sólida”, toda vez que determina que las actuaciones anteriores sobre el Señor de la Humildad y Paciencia habían sido retoques, más que intervención sobre la imagen.
Al igual que el máximo responsable de la corporación del Miércoles Santo, el imaginero subraya la labor de recuperación de policromía que se ha llevado a cabo y explica que se le ha dado una pátina general, de cara a unificar el tono de las piernas, por ejemplo. También valora la recuperación de la sangre, ya que Martínez Cerrillo realizaba las gotas en relieve y, “al más mínimo roce, se va perdiendo el color y aparece el estuco”, para señalar que se ha reforzado el color. “La parte de la cara estaba oscurecida y se han limpiado los ojos. En esa parte se ha ganado mucho porque la mirada del Señor ha recuperado vida”, destaca Bernal. Sobre este último aspecto, también indica que se le ha dotado de una pestaña más natural, ya que las anteriores eran “muy exageradas” y le daban al ojo una profundidad que no era la adecuada. Finalmente, Antonio Bernal hace referencia a las modificaciones realizadas sobre la corona de espinas que, anteriormente, las espinas eran de plomo y se han sustituido por espinas de acacia y “le dan más carácter a la cabeza”. En consecuencia, para Antonio Bernal, los hermanos van a encontrar a partir del 12 de octubre una imagen del Señor de la Humildad “más radiante y más viva”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here