El fotógrafo Víctor Olivencia inmortaliza la extraordinaria del Rescatado


La sombra de la silueta del Señor de Córdoba, proyectada sobre la calle Frailes ha resultado una de las imágenes más impactantes de su salida procesional

El fotógrafo Víctor Olivencia ha inmortalizado la extraordinaria del Rescatado, que ha tenido lugar este domingo, a través de una instantánea en la que la sombra de la silueta del Señor de Córdoba, proyectada sobre la calle Frailes ha resultado una de las imágenes más impactantes de la misma. Una fotografía, evocadora y cargada de matices, que recuerda la mejor tradición de fotógrafos de la ciudad.

La silueta de Jesús Rescatado a su paso por la calle de los Frailes./Foto: Víctor Olivencia (inmortaliza)
La silueta de Jesús Rescatado a su paso por la calle de los Frailes./Foto: Víctor Olivencia

Olivencia, miembro del colectivo de fotógrafos cofrades Fococor, es uno de los máximos representantes de esta disciplina en el ámbito de las hermandades, en la actualidad, y suma su apellido al de artistas del objetivo como Vacas (padre), Roig o Conde, quienes con su prisma dejaron el testimonio gráfico de la Semana Santa de Córdoba, durante el siglo XX, con una indudable aportación personal que, alejada del periodismo gráfico, busca en la introspección el elemento fundamental de su trabajo. La instantánea de Víctor Olivencia a la huella de Jesús Rescatado viene a refrendar, en este caso, el gusto por una escena que no deja indiferente al espectador, sino que aporta al mismo una reflexión propia de cualquier trabajo pictórico. el escenario captado, la calle de los Frailes, el contraluz sobre la pared blanca, los barrotes del balcón que asoman a la derecha y la silueta, que gana profundidad en su claroscuro, de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado consigue una composición que traslada a la tradición e historia de una de las grandes devociones cordobesas.
La rotulación de la calle de los Frailes, que debe su nombre a los Padres de Gracia, consigue aumentar, si cabe, la simbología de una fotografía introspectiva que abunda en la historia de un enclave donde, durante prácticamente cuatro décadas del siglo pasado se encontró el Hospitalito de San Andrés o Casa de las Viejas, mientras que su primera denominación fue la de Empredrada y, posteriormente, fue conocida como calle de los Ciegos. Ahora, inmortaliza nuevamente este enclave, la fotografía de Víctor Olivencia.