Álvarez Duarte dice que la Virgen de la Encarnación ha ganado en caché

68

El acto de bienvenida ha estado marcado por la celebración de una misa de acción de gracias, en la que el imaginero ha estado presente

En la mañana de este domingo 2 de octubre, María Santísima de la Encarnación ha regresado a la iglesia de Jesús Divino Obrero, tras las labores de restauración que ha llevado a cabo el imaginero sevillano, Luis Álvarez Duarte. Éste ha explicado sobre el proceso que la imagen se halla “como en su estado original, pero con más sabor, más caché”. El acto de bienvenida ha estado marcado por la celebración de una misa de acción de gracias, celebrada a las 11:30.

María Santísima de la Encarnación, tras ser restaurada./Foto: Eva Pavón (caché)
María Santísima de la Encarnación, tras ser restaurada./Foto: Eva Pavón

Sobre la labor realizada en la restauración de la Virgen de la Encarnación, el imaginero hispalense destaca que ha sido un trabajo duro y delicado, pero a la vez “muy agradable para mí porque ha supuesto devolverle todo el esplendor que tenía la policromía”. Explica que se han subsanado una serie de fisuras y grietas que tenía la imagen y piensa que “ha quedad maravillosa”.Entre las diferencias que Álvarez Duarte ha detectado en esta restauración, con respecto al estado original en que entregó la imagen, señala la suciedad acumulada por el paso del tiempo, pero la ha encontrado en un buen estado “como en su estado original, pero con más sabor, más caché”.
Pasados los años, Luis Álvarez Duarte recuerda el cariño, el entusiasmo con que los cofrades del Amor encargaron a la Encarnación. Pone el acento en la primera salida procesional de la Virgen con su cuadrilla de costaleras que “fueron las primeras de Córdoba, de Andalucía y de España”. Explica que fue una época maravillosa y se emociona al evocar cómo aquellas mujeres fueron a regalarle un rosario que aun conserva. “Aquel entusiasmo del pueblo, del barrio, de la parroquia hicieron inconmensurable, el día de la bendición”, manifiesta.
El deseo de Álvarez Duarte es que la Virgen de la Encarnación permanezca tan bella como es. Resalta la dificultad de los trabajos que le ha realizado, ya que “conservar sin que la Virgen cambie en absoluto es muy difícil”. Pone de manifiesto que, para conseguirlo, ha puesto al servicio de este trabajo todo su conocimiento y experiencia para que, todo el que la contemple “vea a la misma Virgen”. Tampoco olvida el artista la importancia que, para él, tiene Córdoba, donde “he realizado imágenes puntuales y muy importantes en mi quehacer”. Insiste en el cariño que siente por la ciudad y cómo imágenes como la de Nuestra Señora del Rosario, le abrió puertas en toda Andalucía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here