Cursillos prepara el nuevo itinerario 2016-2017


Este año destacan nuevos nombramientos en diferentes parcelas de la organización, todos coordinados por la nueva presidenta, Yolanda Muñoz

Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Córdoba (MCC) ha dado comienzo el nuevo curso por medio de la realización de un retiro con los responsables del MCC Córdoba en su sede de la casa de San Pablo. Además, este año destacan nuevos nombramientos en diferentes parcelas de la organización, todos coordinados por la nueva presidenta, Yolanda Muñoz.

Foto de familia de los miembros del MCC Córdoba./ Foto: MCC (Cursillos)
Foto de familia de los miembros del MCC Córdoba./ Foto: MCC

Uno de los aspectos que desde Cursillos se han querido poner en valor es la misericordia que ha supuesto la constante en estos dos días de retiro, por lo que subrayan que “hemos pedido al Señor el don de la misma para ser nosotros misericordiosos con nuestros hermanos a los que somos enviados en nombre de nuestra Iglesia, y proclamar que en Jesucristo encontraran un oasis de misericordia, vida plena y felicidad”. Del mismo modo, explican que durante esta jornada se han sentado las bases del trabajo sobre el que se articulará el movimiento para el futuro inmediato, “responsabilizándonos de las diferentes tareas propias para el funcionamiento de nuestros Cursillos de Cristiandad y así dar continuidad a esta obra inspirada por el Espíritu Santo y que tanto bien hace a todas las personas que pasan por nuestra casa de San Pablo”.
Cabe recordar que el MCC nació en España, concretamente, en Mallorca, entre los años 1940 y 1949. Surge como fruto del trabajo, inquietud y esfuerzo apostólico de un grupo de seglares y sacerdotes que formaban parte del Consejo Diocesano de los Jóvenes de Acción Católica (JAC). En aquellos años se estaba preparando intensamente una gran peregrinación nacional de los JAC a Santiago de Compostela, que se celebraría en el año 1948. Se organizan diversas actividades, entre ellas la celebración de Cursillos de Adelantados de Peregrinos, dirigidos por miembros del Consejo Nacional de los JAC, y Cursillos de Jefes de Peregrinos, en parroquias, dirigidos por miembros de los Consejos Diocesanos. En estos cursillos se percibe la posibilidad de desarrollar algo nuevo, que permitiera que el contenido esencial del cristianismo fuera captado en toda su intensidad incluso por quienes vivían al margen de la religión. Se lleva a cabo un arduo trabajo de búsqueda, de reflexión, de maduración del que se concreta en lo que después se ha conocido con la denominación actual, Cursillos de Cristiandad, con rasgos de los cursillos anteriores, pero diferente por su enfoque, finalidad y sentido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here