Fray Ricardo asegura que es "cofrade de donde esté"


El dinamizador de las hermandades cordobesas de la década de 1980 reflexiona sobre las cofradías en esta entrevista realizada por el periodista e historiador del arte, Rafael Cuevas

Fray Ricardo de Córdoba ha vuelto por unos días a la ciudad que lo vio nacer, crecer como fraile, sacerdote, cofrade o diseñador. Su inquebrantable voz ha predicado el cuarenta aniversario de la Virgen de la Merced y hoy conversa con nosotros desglosando su siempre personal opinión sobre las cofradías cordobesas. A pesar de su distanciamiento, físico y sentimental, con las hermandades cordobesas, sigue perviviendo en sus palabras una cierta nostalgia limpia y cargada de añoranza hacia las cofradías de esta ciudad.
-Empezó usted la predicación a la Virgen de la Merced son una frase evangélica:” Qué bien se está aquí”. ¿Está bien Fray Ricardo en Córdoba?
-Fray Ricardo está bien en la Merced por ver a la Virgen cada día mejor en estos cuarenta años, por los recuerdos que me supuso volver a San Antonio de Padua, por reencontrarme con tantos amigos que me quieren. Pero yo ya puedo decir que soy cofrade del sitio donde esté, ya no me ata nada. Sólo mi orden, por supuesto. Mi cofradía es la Semana Santa. Y si una cofradía cordobesa elimina mis diseños, no saca mis trabajos, le aseguro que el perchero de las medallas lo tengo lleno con más de cincuenta colgando. Yo estoy a gusto donde se me quiere y en Córdoba me siguen queriendo en la Merced, en el Descendimiento, en mi cofradía de Los Ángeles…
-¿Y en el resto de Andalucía?

Fray Ricardo predicando a la Virgen de la Merced./Foto: LVC
Fray Ricardo predicando a la Virgen de la Merced./Foto: LVC

-Si un nuevo hermano mayor excluye a los personajes y personas o, incluso, personajillos, que han colaborado tantos años, con su tiempo, con su fuerza, con sus contactos, indica que tiene poca capacidad de gobierno, de dirección y, mucho menos, de cristiano. Hay muchas cofradías que no saben dónde están. Y Jerez, Sevilla o Málaga ya han aprendido eso, el respeto a quienes te precedieron. Córdoba no. Y así se van perdiendo personas válidas de las cofradías, las cuales podrían ser orgullo de sus hermanos, ya que todos cabemos dentro de una hermandad. Por tanto, no me falta campo, actividad ni ocupación en el resto de Andalucía.
-Habló también ante la Virgen de la Merced de la “religión de María”, ¿Se cumple en Córdoba ese hecho?
-Ha sido un tema tratado por mucho Papas y quise sacarlo en estos cultos por la gran devoción que tiene ya la Virgen de la Merced fraguada en estos cuarenta años. Jerez, por ejemplo, es más cristífero que mariano. En Córdoba sí se cumple, la mayoría de sus grandes devociones son imágenes de la Virgen. Y Sevilla también. Creo firmemente en esta religión mariana, al menos yo siempre he predicado más a la Virgen que a Cristo, en las siete catedrales en las que he predicado, siempre ha sido a la imagen de María, a la Macarena ocho veces le prediqué…
-Por la Plaza de Las Tendillas pasan cientos de obras suyas cada Semana Santa, ¿Cuál es su valoración acerca del diseño cofrade actual?
-Hoy día se hacen cosas magníficas. En la Coronación de Mena, en Málaga, tuve en mis manos el aro de estrellas que ha realizado nuestro paisano Manuel Valera con una maestría impecable. Pero quienes antes dibujábamos, vestíamos, con más o menos acierto o arte, lo hacíamos por cariño a los titulares, a la hermandad, a las personas que las formaban a quienes te unían fuertes lazos de amistad, ahora ya todo se hace por dinero. Sólo por dinero. Eso es lo que ha cambiado: La motivación del diseñador.
-Y en cuanto a la situación cofrade en general, ¿cómo la valoraría?
-Creo que hay una pérdida absoluta del concepto de hermandad. Ya no hay tertulias de gente amiga, madura, que se reúnan para hablar de cofradías, que trabajen en conjunto por la Semana Santa, no hay vivencias. Todo es mucho más individual que aquella Semana Santa que rescatamos en los años setenta.
-Se cumple ahora otro aniversario, el del Señor del Silencio, ¿Cómo recuerda su llegada de la que ahora se cumplen 25 años?
-Llegó a Córdoba gracias a mí. Mientras predicaba en el año 1991 en Cádiz a la Virgen del Regla, se presentó un grupo de devotos de esta imagen para pedirme ayuda en una difícil tesitura. Pensé en darle cobijo en Jerez, pero estaba demasiado cerca de Cádiz, y aunque su primera voluntad era Sevilla, entonces yo les recomendé Córdoba, y así ganar para mi ciudad una imagen de Ortega Bru.
– ¿Cuándo le volveremos a ver por Córdoba?
-Siempre que las cofradías y sus cofrades me requieran aquí estará Fray Ricardo. Soy hermano de prácticamente todas, aunque algunas me consideren primo lejano más que hermano.