Inmaculada Luque invita a "mirar siempre de frente al Rescatado"


El conocido cofrade y estudioso de las hermandades, Joaquín de Velasco, ofrece la crónica de la exaltación a los titulares de la corporación del Domingo de Ramos

Inmaculada Luque, en el centro de la imagen, junto a Miguel A. Lopera y Ana Mª Criado./Foto: LVC
Inmaculada Luque, en el centro de la imagen, junto a Miguel A. Lopera y Ana Mª Criado./Foto: LVC

En su exaltación a Jesús Nazareno Rescatado y María Santísima de la Amargura, pronunciada con motivo del 75 aniversario de la fundación de la hermandad, que el sábado 1 de octubre asistirá a la salida extraordinaria a la Catedral, Inmaculada Luque jugó con el hieratismo de la imagen del Nazareno y animó a los presentes a mirar “siempre de frente” al Señor, del mismo modo en que Él lo hace. A lo largo de una exaltación en la que, quien fuera pregonera de la Semana Santa de Córdoba, marcó todos los registros que se esperan de este tipo de alocuciones.
Así las cosas, la exaltadora fue presentada por Ana María Criado, hermana de la cofradía, y conformó un emotivo y bien modulado discurso, en el que alternó reflexiones sobre las cofradías con poemas dedicados a Jesús y María. No faltaron momentos más íntimos, como cuando recordó los problemas de su padre por compaginar las estaciones de sus dos hermandades, Rescatado y Penas de Santiago. Invitó a los jóvenes de la corporación trinitaria a trabajar por sus titulares, escuchar a sus mayores y ser fieles al espíritu de su cofradía, desoyendo los “sanedrines virtuales que juzgan la paja ajena sin contemplar la propia viga”.
Incidió especialmente en la formación de los hermanos. En que buscaran a Jesús en el Sagrario. Criticó con dureza a las juntas de gobierno que, movidas por personalismos, deshacen el camino andado por sus antecesores. Animó a la cofradía a respetar al devoto que visita la imagen los viernes o camina tras ella el Domingo de Ramos, acogiéndolo y acompañándolo hasta que decida vestir la túnica de la cofradía, y pidió al hermano mayor, Miguel Ángel Lopera, que fuera paternal con sus cofrades, consciente de su temporalidad, y aconsejara a su sucesor con la fraternidad que define a las cofradías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here