El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Córdoba celebra una jornada de trabajo


La jornada cuenta con dos charlas a cargo del presidente nacional de Cursillos, Álvaro Martínez Moreno, y del vice consiliario y asesor diocesano, Manuel María Hinojosa Petit

El Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Córdoba (MCC) ha celebrado una jornada de trabajo con los sacerdotes que colaboran en el mismo, que coincide con la puesta en marcha del curso, en la casa de San Pablo. En el acto han participado tanto el presidente de MCC a nivel nacional, Álvaro Martínez Moreno, como el vice consiliario y asesor diocesano de Cursillos, Manuel María Hinojosa Petit.

Sesión de trabajo durante la jornada de Cursillos Córdoba/ Foto: MCC Córdoba
Sesión de trabajo durante la jornada del MCC Córdoba/ Foto: MCC Córdoba

Así las cosas, la agenda de la jornada comenzaba a las 10:30, cuando responsable de este movimiento eclesial en España ha dado inicio a una ponencia en la que ha trazado las líneas maestras para enfocar la tarea evangelizadora que compete a MCC. Después de un coloquio, el delegado del consejo diocesano de Cáritas, Manuel María Hinojosa, ha puesto el acento en su alocución en el papel del director espiritual en el Cursillo. Manuel María Hinojosa cuenta, en este sentido, con una amplia experiencia que refleja su responsabilidad en el Movimiento  de Cursillos de Cristiandad de la Diócesis del que es asesor y uno de sus responsables espirituales.
Desarrollada en un clima marcado por la cordialidad y el carácter fraterno que caracteriza a este carisma eclesial, la jornada de tarde se ha desarrollado con un coloquio entre los sacerdotes y responsables de escuela, donde se han abordado las cuestiones planteadas durante la jornada. Cabe recordar que Cursillos es un movimiento diocesano de evangelización con una clara vocación de servicio a la Iglesia y al mundo, con un carisma propio en dicho campo. Asimismo, posibilita la vivencia y la convivencia del fundamento cristiano, que se caracteriza por un estilo vivencial, sencillo y cordial, a la búsqueda de un inicio de conversión, que anima a vivir y profundizar en una comunidad cristiana. Su finalidad apostólica consiste en llevar la fe cristiana a los diferentes ambientes de la vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here