Villaviciosa pone el broche a su semana grande


La procesión letífica estuvo marcada por grandes dosis de clacisismo que se reflejaron en el exquisito repertorio que interpretó la banda de música de la Esperanza

Cuando las campanas de San Lorenzo comenzaron a repicar a las 19:00, el inicio de la procesión de Nuestra Señora de Villaviciosa ha puesto el broche a una semana en que la primitiva hermandad ha celebrado el triduo a su titular, la Función en la festividad de la Natividad de la Virgen, así como la Fiesta de Regla en lla Catedral en el mediodía de este domingo. Una salida que ha venido marcada por grandes dosis de clacisismo que se reflejaron en el exquisito repertorio que interpretó la banda de música María Santísima de la Esperanza.

Nuestra Señora de Villaviciosa a su paso por la calle que lleva su nombre./Foto: Jesús Caparrós
Nuestra Señora de Villaviciosa a su paso por la calle que lleva su nombre./Foto: Jesús Caparrós

Nuestra Señora de Villaviciosa de Pedro Braña se escuchaba en el interior de los muros de la sede fernandina, mientras que el el umbral del templo, la silueta de la patrona de enfermería ha avanzado bajo los sones de Alfonso Lozano con Villaviciosa. La Virgen ha ido exornada de blanco, con astromelias, nardos y clavel y toda la procesión de este domingo se ha convertido en un broche devocional en el que la música, ofrendada a advocación gloriosa, ha jugado un papel fundamental en el engranaje efímero que ha recorrido la feligresía de San Lorenzo para encontrar su centro en la iglesia-hospital de Jesús Nazareno, donde Nuestra Señora de Villaviciosa ha devuelto la visita a María Santísima Nazarena, expuesta en besamanos, la visita de la jornada precedente.
Fernando Chiachío ha dirigido los pasos de la cuadrilla que se dejaba guiar por los sones de Hágase en mí, de José Ramón Rico. Una marcha que acoge las palabras de María en su título, al igual que la propia hermandad de Villaviciosa utiliza para titular su boletín. Al paso por la basílica del Juramento de San Rafael, Medicina Dei, ha entonado el homenaje debido al Custodio de la ciudad. El momento central de la tarde ha llegado en Jesús Nazareno. Con el beato Cristóbal de Santa Catalina a los pies de la pena de la Virgen, como el mediador entre las dos imágenes que este domingo se saludaban en la capilla de las madres hospitalarias.
Minutos más tarde Virgen de las Angustias, del inmortal Enrique Báez, ha recordado la cercanía con San Agustín. La Virgen ha enfilado Montero y Jesús del calvario para regresar a su templo, con marchas de Pedros, Cea o Wals. Una multitud de fieles la ha acompañado en un itinerario por el escenario con más raigambre de una ciudad que no ha querido perderse el broche a la semana en que la hermandad de Villaviciosa ha rendido honores a su titular, para festejar su Natividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here