El director de Tejera resalta la importancia de tocar tras la Fuensanta


La procesión de la Virgen de la Fuensanta, patrona de la ciudad, contaba este año con la novedad de su acompañamiento musical, a cargo de la prestigiosa formación hispalense Maestro Tejera. Hablábamos con su director, José Manuel Tristán, quien, desde 2008, tomó el relevo de su padre, prosiguiendo con una tradición familar imprescindible para entender la idiosincrasia de uno de los nombres que, propios y extraños, asocian a calidad.

José Manuel Tristán en el Patio de los Naranjos./Foto: Jesús Caparrós
José Manuel Tristán en el Patio de los Naranjos./Foto: Jesús Caparrós

A sus 53 años, José Manuel Tristán tiene palabras sentidas para Córdoba, la tierra de madre y, especialmente, para la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo donde ha pasado numerosos periodos vacacionales. Sus palabras denotaban responsabilidad y orgullo al mencionar a la patrona de Córdoba, a la que han regalado un repertorio tan característico como elegante. Estas son sus reflexiones.
-¿Qué supone para el director de Maestro Tejera venir a Córdoba a acompañar a su patrona?
-Ha sido una alegría y un nuevo reto para esta banda, con más de un siglo de historia, tocar en esta efeméride. Hemos estado en muchas ocasiones en Córdoba, tanto en procesiones como en conciertos, la última en un concierto de música española, pero tocar a la patrona de Córdoba nos hace afrontarlo con las ganas de una banda que empieza, aunque la banda tenga más de cien años.
-Ha mencionado que han venido en anteriormente a Córdoba, ¿cómo recuerda su experiencia tras la Reina de los Mártires, la de los Ángeles o en la coronación de la Virgen del Carmen?
-Todos los recuerdos son buenos porque, además, Córdoba y, especialmente su provincia, tienen mucho significado. Mi madre es de Peñarroya-Pueblonuevo y he pasado muchos veranos allí con mi familia. Corre sangre cordobesa por mis venas y, para mí, Córdoba es un sitio especial.
-¿Cuáles son las impresiones de José Manuel Tristán sobre el patrimonio musical cordobés?
-Lo demuestro con hechos. Enrique Báez, Cipriano Martínez Rücker y, por supuesto, Gámez Laserna en su época cordobesa. Están en mi repertorio. Para mí, Virgen de las Angustias de Báez es una joya, una de las maravillas que se han compuesto no solo para la Semana Santa de Córdoba, sino de toda Andalucía. Saeta Cordobesa para nosotros es un himno, que hace tiempo nos trajimos para acá (ríe), y que es de lo mejor que se ha escrito en toda la historia. Ahora hay músicos jóvenes que están rompiendo las fronteras cordobesas. Antonio Moreno Pozo, Rafael Walls y un músico, que para mí tiene una connotación especial, es Alfonso Lozano. Personalmente, considero que es uno de los grandes.Y no lo digo, lo hago, pongo mucha música de autores cordobeses.
-Dirige una banda que, como bien ha dicho, tiene más de un siglo de historia y a la que le une una herencia musical y familiar profunda. ¿Qué grado de responsabilidad siente?
-Grande. Cada vez que me visto de músico, aunque el peso recae en mi gente, la responsabilidad máxima es mía y hay que saber llevarlo, para que la banda no esté al cien por cien, sino al doscientos por cien. No nos podemos permitir estar al noventa y nueve por ciento. Soy muy inconformista y, cuando estamos un poco por debajo de nuestro nivel, el primer dolido soy yo. Voy siempre con todas las ganas y para nosotros todas las actuaciones son importantísimas, en Sevilla y fuera de Sevilla. En el caso que nos ocupa, tocar a la patrona de una capital como Córdoba no ocurre todos los días. Es la pura realidad. Por eso, siempre estoy concienciado para hacer buena música. En mi caso, prima la calidad sobre la cantidad. Prefiero tocar, quizá, menos que otras bandas, pero que sea de una calidad suprema. Ese es mi reto.
-Maestro Tejera se caracteriza por adaptarse con bastante calidad al estilo de cada imagen a la que acompañan. ¿Cómo se consigue?
-Lo da el tiempo. No se trata de ser más o menos listo. Los fallos, las equivocaciones, las malas elecciones te van puliendo y llega un momento en que, por ejemplo, el Domingo de Ramos es una explosión de alegría con la Virgen del Subterráneo y el Lunes Santo es totalmente distinto con la de los Dolores de las Penas de San Vicente. Éso hay que vivirlo. Primero de lo vi de mi padre, él lo vivió con su tío y ahora yo. Es un proceso de muchos años para llegar a una experiencia suficiente para saber el estilo y las marchas que necesita una determinada hermandad. Hay que saber elegir el repertorio. Reconozco que para éso soy muy raro (ríe) y acojo muy poco de lo actual y sí bebo en lo antiguo. Es una opinión personal, pero pienso que lo bueno se hizo hace mucho tiempo. Ahora se hacen muchas cosas buenas, esa es la realidad, pero también se hacen demasiadas cosas muy malas. Creo que las bandas deben saber parar mucho de lo que se escribe en la actualidad.
-Entiendo que es partidario de que la banda escoja el repertorio, en lugar de la cofradía.
-Es una guerra continua con las hermandades. Lógicamente, cuando una hermandad te contrata pone las condiciones, pero entre comillas. No me van a imponer un repertorio que no llevo. Seguramente, esa hermandad no me contratará. Creo que cada banda debe de tener su estilo, lo que no se puede es tocar todos los palos. Nosotros tenemos un estilo definido, alegre por supuesto, de hecho con la Virgen de la Fuensanta hemos ido mayoritariamente así, pero siempre dentro de los cánones de calidad, de envergadura.
-Hablaba de un exceso de composiciones en la actualidad. ¿Cómo valora el futuro de la música procesional?
-No sé si el logro de esta banda ha sido ser tan celosos de nuestra historia y hacer mucha criba, pero lo cierto es que ahora hay muchísimos músicos, pero compositores de envergadura ya hay menos. Hay que beber de lo clásico, siguiendo cada uno sus normas. Si se hace así auguro que el futuro va a ir muy bien.
-¿Qué futuro le augura a Maestro Tejera?
-El futuro se llama María del Mar Tristán, mi hija. Verla llevar el mando de la banda para mí va a ser lo más grande. Cursa el grado superior de flauta travesera y le quedan unos años para dar ese paso, pero lo dará porque voy a dejar la batuta pronto. Será muy especial ver a mi hija, una mujer, al frente de una formación tan clásica y en un mundo, algunas veces, tan machista. Estoy seguro de que lo hará infinitamente mejor que yo.

2 Comentarios

  1. la Virgen del Carmen, en su Coronación, fue acompañada por la Banda del Carmen de Salteras, que desde ese día esta siendo la banda que la acompaña en su salida procesional del 15 de julio, es un error que si se le dice al director de otra banda, le puede sentar mal, jejeje

    • Está usted completamente equivocado. Acompañó Tejera, y en julio de 2012, La Esperanza. Fue a partir de 2013 Cuando ya lo hizo El Carmen.
      Un tanto atrevida, su corrección.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here