El abrazo de Montilla a quienes la visitan


La pintora @kris.marand comenzó el pasado viernes a pintar el mural Montilla Viva que finalizará el próximo martes

El nuevo mural del Mercado de Abastos representa el abrazo de Montilla a quienes la visitan./Foto: Ayuntamiento de Montilla
El nuevo mural del Mercado de Abastos representa el abrazo de Montilla a quienes la visitan./Foto: Ayuntamiento de Montilla
img 20211219 wa0013
El nuevo mural del Mercado de Abastos representa el abrazo de Montilla a quienes la visitan./Foto: Ayuntamiento de Montilla

La pintora burgalesa @kris.marand comenzó el pasado viernes a pintar la fachada del Mercado de Abastos, en la calle Escuelas, tras haber resultado su boceto ganador del concurso de Pintura Mural “Patrimonio Conectado”. El título, “Montilla Viva” hace referencia, según la autora a “la parte más íntima de la Campiña Sur Cordobesa, eso que nos provoca pasear entre sus calles, al calor de sus gentes”. La pintora que ya ha visitado en más de una ocasión nuestra localidad destaca “la proyección positiva que tiene el municipio, interesado por la Cultura” y añade: “Montilla es una ciudad que abraza a quienes la conocen u sus vinos se descubren como una especie de caricia con el primer trago”.

Los vinos de Montilla también están presentes en este mural, ya que una parte del mismo representa tanto a las bodegas como al producto en sí. Graduada en Bellas Artes y con un Master en Artes Visuales y Educación por la Universidad de Granada, desde hace más de una década, la autora se ha interesado por el potencial transformador del Arte, conectando su creación artística en el ámbitos social con esta disciplina. Testigo de ello son Caravana de Color, un proyecto individual de pintura mural desarrollado en el campo de refugiados de Calais, Francia, o Bombearte 15, un proyecto colectivo de educación artística en Tegucigalpa (Honduras). También Seísmo es una investigación de la autora sobre la expresión artística llevada a cabo mediante talleres artísticos en el Módulo 6 del Centro Penitenciario de Albolote, en Granada. Actualmente, combina su trabajo como profesora de Pintura con lo que ella llama “su defecto de fábrica”: el dibujo y la pintura. 

“Sus dibujos generan un refugio, un abrazo de formas redondeadas que literal y figuradamente buscan envolver a quienes las observan, y que da paso a un baño de color donde los tonos tierra y el pastel nos traen reminiscencias del hogar y la familia. Sus creaciones no están habitadas por ilustres personajes o épicos momentos, sino que más bien evocan figuras amables que nos recuerdan que son las pequeñas cosas, los instantes sencillos e íntimos, los auténticos protagonistas que llena y dan sentido al viaje que es la vida”.