Los puntos negros de las carreteras cordobesas, olvidados por el Gobierno


Uno de ellos consiste en eliminar las curvas en la Cuesta del Espino

accidente fallecidos carreteras
Imagen de archivo de un vehículo accidentado./Foto: LVC
https://www.lavozdecordoba.es/provincia/ accidente
Ronda Oeste./Foto: BJ

Si la conversión en autovía de la N-432 es una necesidad “estratégica” para la provincia de Córdoba, tampoco es menos cierto que existen otras que no lo son menos. Puntos concretos de carreteras cordobesas que, bien por su siniestralidad, bien por su carácter logístico, merecen una atención estatal que no le ha dado el Gobierno en su proyecto de presupuestos para 2022.

Entre esas “necesidades estratégicas” que tiene Córdoba se encuentran la Variante Oeste que, cuando gobernaba el PP tenía una inversión plurianual de 29 millones de euros, y hoy únicamente en el presupuesto aparece una partida, inejecutable, de 100.000 euros.

Otras carreteras que precisan actuaciones son la Nacional 502 de El Viso a Alcaracejos y Santa Eufemia; la nueva salida desde la Autovía de Málaga A-45 al Parque Empresarial Príncipe Felipe de Lucena y el enlace a su paso por Montilla; la salida 403 de la A-4 (Porcelanosa), que es especialmente crítica en materia de accidentalidad; eliminar las curvas en la Cuesta del Espino (entre Córdoba y La Carlota); el apantallamiento acústico de la A-4, sobre todo, en lo que afecta al barrio de la Fuensanta.

Para que ello se lleve a cabo el PP ha presentado enmiendas a los mismos, como desvelaba esta semana el diputado nacional, Andrés Lorite, y que, por ejemplo, para la autovía A-81 (la actual N-432) se pide una inversión global de 54,5 millones de euros, sobre la inicial de 300.000 euros del Gobierno.