María Jesús Botella visita el Centro de Atención Infantil Temprana de Promi


Botella asegura que el nuevo modelo de atención temprana reforzará la calidad de la asistencia que se presta a los menores y sus familias

caitpromi 1609visita2021 1

La delegada territorial de Salud y Familias, María Jesús Botella, ha visitado el Centro de Atención Infantil Temprana (CAIT) de Promi en Cabra, donde ha asegurado que el nuevo modelo de gestión impulsado por el Gobierno de la Junta de Andalucía, a través del concierto, permitirá “reforzar la calidad de la asistencia a los menores y sus familias que reciben servicios en los CAITs y garantiza, así, la forma más idónea para satisfacer los intereses generales y los de los colectivos destinatarios de los servicios prestados”.

Durante su visita al CAIT de Promi indicó que los 5 profesionales con los que cuenta el centro (2 psicólogas , 1 fisioterapeuta y 2 logopedas) atienden unos 40 menores y agradeció “la importante labor que llevan a cabo en el desarrollo de estos menores y en la tranquilidad de sus familias por el servicio que vienen prestando”.

Para la delegada territorial, el nuevo modelo de Atención Temprana “hace posible la proximidad a la población, acercando los recursos para la intervención integral en la Atención Infantil Temprana a la zona de referencia del domicilio familiar, siendo accesibles y estando organizados en relación con las necesidades de la persona menor de seis años y su familia, que son la prioridad del gobierno de Juanma Moreno desde que llegó a la Junta de Andalucía”.

Córdoba cuenta con una red de 23 CAIT financiados por la Junta a través de la Consejería de Salud y Familias y cuya gestión corre a cargo de asociaciones y otras entidades. Los servicios que prestan engloban al conjunto de intervenciones que tienen como objetivo dar respuesta a las necesidades transitorias o permanentes de la población infantil de 0 a 6 años con trastornos del desarrollo o riesgo de padecerlos, posibilitando, de la forma más completa posible, su autonomía personal e integración en el medio familiar, escolar y social. Esto se lleva a cabo en el marco de una coordinación sectorial de todos los servicios implicados (sanitario, educativo y sociales).

Los destinatarios de este programa asistencial son menores con dificultades en las distintas áreas de su desarrollo (comunicación, motora, cognitiva, personal/social y/o adaptativa). Estas dificultades pueden ser pasajeras o permanentes. El objetivo de la Atención Temprana es minimizar las dificultades que existan, potenciar el desarrollo de cada menor y prevenir las que puedan aparecer en el futuro. Todas las actuaciones que se llevan a cabo se centran en el menor, su familia y su entorno.

El concierto social, con la finalidad de mejorar la asistencia a estos niños y niñas, es un instrumento para la prestación de servicios de responsabilidad pública a través de entidades cuya financiación, acceso y control sean públicos, y en el que se da prioridad a las entidades de iniciativa social, dotando al sistema de calidad, estabilidad y continuidad.

Frente a la fórmula previa, consistente en una gran heterogeneidad de contratos que han llevado a los centros a atender a un número de menores superior al inicialmente previsto, lo que ha redundado en la existencia de demoras e incluso en una disminución del número de sesiones, el concierto social va a permitir a partir de ahora un mejor dimensionamiento de las necesidades reales de los destinatarios. Con esto se optimizará la gestión, se agilizarán los pagos a las entidades y se reducirán las listas de espera.

Este nuevo modelo fomenta, además, la prestación del servicio por entidades del Tercer Sector, especialmente de iniciativa social, que incluso tendrán prioridad para acceder a la concertación frente a otras empresas. Dado que muchas de las entidades de iniciativa social proceden de asociaciones de colectivos de afectados, su experiencia en el terreno y su gestión solidaria supondrán una mejora de la calidad de la atención prestada y la continuidad del servicio.