El alcalde de Alcaracejos confía en “el sentido común” y que haya ayudas ante el incendio


Cabrera ha solicitado a "las distintas administraciones ser coherentes y se aplique el sentido común"

Incendio forestal en el término de Alcaracejos con los olivares de sierra como barrera./Foto: Olipe
Incendio forestal en el término de Alcaracejos con los olivares de sierra como barrera./Foto: Olipe
Incendio forestal en el término de Alcaracejos con los olivares de sierra como barrera./Foto: Olipe
Incendio forestal en el término de Alcaracejos con los olivares de sierra como barrera./Foto: Olipe

El alcalde de Alcaracejos, José Luis Cabrera (PSOE), confía en “el sentido común” y en que haya ayudas del Gobierno o la Junta de Andalucía ante el incendio de la semana pasada que afectó a más de 600 hectáreas en el Puerto del Calatraveño y la Sierra de la Chimorra, todo ello después de que el Ejecutivo central no haya declarado zona afectada gravemente por emergencia de protección civil (ZAEPC), que abre las puertas a subvenciones en atención a determinadas necesidades derivadas de situaciones de emergencia o de naturaleza catastrófica.

En declaraciones a Europa Press, el regidor ha calificado de “negativo” que el municipio no haya entrado en las ayudas y ha asegurado que están “preocupados y buscando las fórmulas que hagan que, si no es posible entrar en la lista de pueblos de zonas gravemente afectadas del Gobierno por criterios técnicos objetivos, se modifiquen de alguna manera los criterios” para acceder a ayudas.

Ante ello, Cabrera ha solicitado a “las distintas administraciones ser coherentes y se aplique el sentido común”, de forma que “se haga una excepcionalidad en las ayudas del Gobierno, o bien una puntualización de los niveles a través de la propia Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta”.

“Si no se puede hacer ninguna de las dos cosas”, el primer edil espera que “se articulen otros instrumentos, como otro tipo de ayudas de la misma categoría a través de los fondos de los que dispone la Consejería de Medio Ambiente de la Junta o a través del Ministerio de Agricultura”.

En cualquier caso, quiere que “se dé una solución a la gente, que se le den respuestas“, porque “es desolador ver que ha ardido parte de tu vida y que encima el propio Gobierno se ha mostrado tan sensible con la causa y ha declarado hasta 74 zonas como gravemente afectadas, que es importante”, mientras que el municipio se queda fuera siendo “uno de los que más ha sufrido y que desgraciadamente ha tocado vivir”, de modo que “sienta mal”, ha confesado.

Además, el alcalde ha subrayado que buscan “fórmulas, no al culpable, ni ruido político”, sino “soluciones para las personas y este enclave paisajístico único de la provincia de Córdoba”, ha abundado.

Al respecto, ha detallado que “el incendio que se declaró en El Calatraveño se tardó casi 24 horas en estabilizar, cinco días en controlar y calcinó más de 600 hectáreas, provocando daños cuantiosos, tanto para el medio ambiente, sobre todo para el paisaje de un alto valor ecológico, como para personas, porque son 40 familias y hubo que desalojar a 12 personas“, a lo que ha sumado “daños materiales cuantiosos en olivares y almendros, en sistemas de riego y aperos de labranza”.

Criterios técnicos

En este caso, el primer edil ha explicado que “por criterios técnicos administrativos no se declaró el nivel uno ni dos”, precisando que “el dos se contempló sobre las 22:00 y 23:00 horas del día que se declaró al barajar la posibilidad de llamar a la Unidad Militar de Emergencias (UME), pero gracias a la labor del Infoca se consiguió sofocar el incendio, ayudado por los vecinos de la zona”.

Tras destacar “la profesionalidad” de los efectivos del Infoca, el regidor ha comentado que “el nivel uno no se declaró, porque cuando el Infoca fue avisado, los efectivos estaban en el término de al lado, en Villaharta, y se fueron corriendo al incendio del Calatraveño”, de forma que “ellos son junto a la Guardia Civil los que desalojan a las personas de viviendas, como consta en el atestado del Seprona“.

“Esto ya hace que cuando se monte el puesto de mando las personas estaban a salvo y ya no haya que llamar a Protección Civil para sacar a personas, puesto que ya no hay que lamentar ningún tipo de daño personal, gracias a la rapidez con la que se actuó al estar cerca de la zona”, ha relatado.

En este sentido, el alcalde ha subrayado que “menos mal no haber entrado en nivel uno, ni en el dos”, remarcando que ello “no mide el tamaño del incendio tan grande como el que se ocasionó, el más grande de la comunidad autónoma andaluza este verano y el más grande de la provincia desde el año 2007”.

Línea extraordinaria ante daños “cuantiosos”

Mientras, Cabrera ha indicado que están en “continuas conversaciones” con la Subdelegación del Gobierno y la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta y estarán pendientes de “si se puede hacer algún tipo de modificación, y si no, se pedirán reuniones para reclamar una línea extraordinaria”.

A su juicio, “lo suyo sería, si se pudiera en última instancia, modificar los criterios y la categorización del incendio para entrar directamente en estas ayudas”, pero “si no se puede, habrá que sentarse y hablar con las distintas administraciones para ver qué se puede hacer”, ha insistido.

En cuanto a la estimación de daños, ha asegurado que “los vecinos lo llevan muy avanzado, porque son muchas familias”, precisando que “todas las propiedades afectadas están en manos privadas”, por lo que “son ellos los que están haciendo su valoración de daños”, a la vez que “se mueven a nivel interno con sus letrados”.

Igualmente, ha apuntado que “el origen del incendio está un poco en cuestión”, de manera que dichas familias están viendo “qué derechos les asisten y hacen un análisis pormenorizado de los daños económicos”, algo que todavía no tienen en el Ayuntamiento, aunque ha adelantado que “van a ser cuantiosos”.

En definitiva, “lo único que se sabe es que hay más de 600 hectáreas de ecosistema calcinadas, con un impacto ambiental y ecológico brutal en la localidad y la comarca de Los Pedroches y que hay muchas asociaciones y cooperativas de la zona y personas civiles que están detrás para intentar ayudar en la recuperación de este desastre medioambiental”, ha declarado el alcalde.

Al hilo, ha apoyado “crear un plan donde se canalicen todas las sensibilidades y se den respuestas para restituir los daños, tanto económicos, como, sobre todo, ambientales lo antes posible”.