Los Ayuntamientos de Lucena, Cabra y Priego de Córdoba acuerdan un año más sus decisiones sobre las ferias de la primera quincena de septiembre


Todas las actividades estarán condicionadas a la evolución de la tasa de COVID durante esta segunda quincena de agosto y las recomendaciones técnicas

Feria de San Francisco en Lucena./Foto: LVC Vox
Feria de San Francisco en Lucena./Foto: LVC

Juan Pérez, Alcalde de Lucena; Fernando Priego, Alcalde de Cabra; y María Luisa Ceballos, Alcaldesa de Priego de Córdoba; han mantenido diversas reuniones por medios telemáticos con el fin de tomar una postura común en la celebración de los grandes eventos festivos que las tres ciudades tiene fijados en sus calendarios durante el mes de septiembre, entre los que se encuentran las ferias mayores de estos municipios.

En referencia a este tipo de eventos, y una vez conocidas las recomendaciones de la Junta de Andalucía en materia de salud, dichos consistorios han tomado la decisión de realizar unas “ ferias controladas” pero sin llegar a la suspensión de las mismas.

Tras la reunión mantenida por los tres primeros ediles, analizando la situación sanitaria actual y el proceso de vacunación así como las restricciones en vigor, se llegó al acuerdo de permitir la instalación de terrazas-bar con aforo limitado, sin consumo en barra ni baile, en nuestros recintos feriales como medida de apoyo a las diferentes entidades, asociaciones y colectivos que tradicionalmente colaboran y apoyan las fiestas populares.

Las medidas y restricciones para estas terrazas de verano serán las mismas que deba adoptar el sector hostelero en función del nivel de alerta en el que nos encontremos. Así mismo se permitirá la instalación de atracciones siguiendo todas las medidas de aforo e higiénico sanitarias que sean obligatorias.

Estas decisiones están sujetas a modificaciones, cambios o incluso suspensión en función de la evolución de la incidencia de la enfermedad del Covid 19 en nuestras ciudades.

Los municipios promoverán la realización de actividades alternativas para continuar reactivando la hostelería y la restauración, así como completarlos con eventos culturales. Todos ellos, eventos que puedan ser fácilmente controlados en cuanto a la seguridad y a la movilidad respecto una feria tradicional.

Los alcaldes han tomado esta decisión “con responsabilidad” y desde el precepto de “cultura segura” y lamentan que las actuales circunstancias no permitan una celebración de feria tradicional como todos desean.

Esta decisión, al igual que la del pasado año 2020, mucho más restrictiva, ha sido tomada basándose en un ejercicio de responsabilidad social ya que el único fin de esta medida es la protección de la salud de los vecinos de sus municipios.

Los tres primeros ediles de estas tres ciudades del sur de Córdoba han manifestado su deseo de que al próximo año 2022 se pueda disfrutar de todas las fiestas tradicionales con su máximo esplendor.