De Montilla a Lucena: Soluciones diferenciadoras para una crisis


En Lucena, esta campaña de apoyo al comercio y hostelería locales se ponía en marcha el pasado 1 de junio, con un total de 130 negocios participando

Tienda./Foto: Ayuntamiento de Lucena
Tienda./Foto: Ayuntamiento de Lucena
Tienda./Foto: Ayuntamiento de Lucena
Tienda./Foto: Ayuntamiento de Lucena

Los sectores del comercio y la hostelería han sido los más afectados por la crisis económica, que ha derivado de la sanitaria, provocada por el coronavirus. Conscientes de ello, algunos ayuntamientos cordobeses han tomado medidas para, al menos, paliar esta grave situación para numerosos autónomos.

Dos de ellos han sido los de Montilla y Lucena, que prácticamente desde el inicio de la pandemia han implementado medidas como la de los bonos comercio. Una acción que, en síntesis, consiste en que el Consistorio realiza una inyección económica en dichos bonos para incentivar el consumo. De modo que a los establecimientos participantes no les supone un menoscabo económico.

En el caso de Montilla, los bonos se volvían a poner en marcha el pasado mes de mayo y su alcalde, Rafael Llamas, recordaba entonces que “el año pasado tuvo una acogida muy importante entre todos los comerciantes y generaron unas ventas en Montilla en torno a los 50.000 euros”, por lo que “de nuevo se pone en marcha esta campaña con un importe de 15.000 euros”, y que se va a desarrollar en dos fases “para dosificar esta retirada de bonos”.

En Lucena, esta campaña de apoyo al comercio y hostelería locales se ponía en marcha el pasado 1 de junio, con un total de 130 negocios participando en esta acción que busca incentivar las compras en uno de lo sectores más afectados por las restricciones derivadas de la pandemia sanitaria. Desde entonces, la buena acogida de la misma permitía que se llegue a la última semana con 168.000 euros en bonos vendidos (sobre un total de 190.000 euros), de los cuales unos 157.000 ya habían sido canjeados en los establecimientos participantes, que conforme alcanzaban el tope máximo de 1.440 euros en ventas vinculadas a estos bonos (720 euros aportados por la clientela y otros 720 euros por el Ayuntamiento) dejaban de estar disponibles.