El ambicioso plan para solucionar los tres problemas de los jóvenes de Cabra


Ayudas al empleo, la formación y el acceso a la vivienda son los grandes retos del equipo de Gobierno del alcalde de Cabra, Fernando Priego

Ayuntamiento de Cabra. Priego
Ayuntamiento de Cabra.
Sara Alguacil y Fernando Priego./Foto: Ayuntamiento de Cabra
Sara Alguacil y Fernando Priego./Foto: Ayuntamiento de Cabra

“Medidas reales y eficaces”. Así se ha manifestado el alcalde de Cabra, Fernando Priego (PP), sobre el ambicioso plan de ayudas a los jóvenes de la ciudad, que está impulsando el Ayuntamiento. 

Priego ha recordado que “la situación por la que ha atravesado, durante las últimas décadas, la juventud ha sido realmente calamitosa”. Y ha repasado como “los jóvenes han ido sufriendo las consecuencias de diferentes crisis económicas y ahora se le suma la crisis provocada por el Covid-19”. Para destacar que, “desde el año 2011, hemos emprendido diferentes líneas de ayudas, de forma transversal”. 

El regidor ha incidido en que “son tres los problemas fundamentales” de los jóvenes, aunque haya otros. El principal es el empleo. En este sentido ha precisado que “España tiene la mayor tasa de paro de Europa en menores de 25 años”. En concreto, la tasa de paro en este sector de la población asciende al 37,7%; mientras que en Cabra solo es del 11,8%. Lo que no ha sido obstáculo para que el alcalde muestre preocupación, aunque “hubiera un solo joven en esta situación”.

El segundo de los problemas, a juicio de Priego, es el de la formación . Por lo que ha recordado la “apuesta decidida” del equipo de Gobierno por aumentar catálogo de ocupaciones de FP en la localidad de la Subbética.

Finalmente, el alcalde de Cabra ha señalado como tercer problema de los jóvenes el acceso a la vivienda. Campo en el que el primer edil ha avanzado que “este año vamos a crear, por primera vez, una línea de ayudas al alquiler a los jóvenes, en torno a los 120.000 euros”. Unas subvenciones que, tras las de la capital ha catalogado como las más “ambiciosas” de los ayuntamientos de la provincia. A lo que hay que sumar una bonificación al impuesto de construcción del 95%.