El PP sospecha de irregularidades tanto en el expediente como en el procedimiento de retirada de la Cruz y pide explicaciones a la alcaldesa


Continúa la campaña de recogida de firmas on line para promover la instalación de una cruz similar en algún espacio público del municipio, o incluso en la misma plaza


PSOE cristianofobia
La cruz de Aguilar, ya desmontada y cargada en un camión, en una imagen de archivo./Foto: Diócesis de Córdoba-Margarita Lucena

La portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera Ascensión Pérez ha reiterado que hay sospechas de ciertas irregularidades tanto en el expediente como en el procedimiento de retirada de la Cruz de las Descalzas, como ha podido comprobar de primera mano en la mañana de hoy, y pedirá explicaciones a la Alcaldesa en el pleno municipal que tendrá lugar mañana.

Según Pérez, “hay un tufo sospechoso en todo este proceso que la alcaldesa ha querido llevar a la práctica a prisa y corriendo, sin diálogo ni consenso con nadie, sin transparencia alguna y de una forma abrupta”.

Por ello, el pasado 21 de enero la portavoz del PP registró en el Ayuntamiento de Aguilar una solicitud de información a la alcaldesa que incluye el informe completo de Cultura relacionado con la existencia de la Cruz de las Descalzas, el informe relacionado con la Ley de Memoria Histórica, el expediente de reclamaciones judiciales en curso en relación a este caso, el Plan de Seguridad que contemplaba la actuación de retirada de la Cruz para los trabajadores municipales que han participado en ella, así como la información del coste económico que ha supuesto la retirada de la Cruz. “Hoy mismo hemos tenido acceso a alguna de esos informes y hemos podido comprobar que incluso existen informes desfavorables hacia esta actuación”, afirma.

83a41d44 8f9f 4a04 82d3 0d23e57fead6 e1611166106628

“Tras una actuación atropellada y con muchos claroscuros hay muchas cosas que aclarar a todos los vecinos de Aguilar”, dice Ascensión Pérez y añade, “con la que crisis sanitaria, económica y social que sufrimos desde hace meses a causa de la pandemia, la retirada a prisa y corriendo de una Cruz que lleva años en Aguilar sin molestar a nadie no era la principal preocupación de los vecinos; acaso la Alcaldesa no tenía otra cosa en la pensar”.

Como se ha demostrado la Cruz de las Descalzas no contenía simbología franquista desde 1980 cuando el pleno del Ayuntamiento de Aguilar, con el voto favorable de la ahora Alcaldesa, aprobó retirar las placas de mármol que contenían esos símbolos para así desvincularla de esa etapa. “La alcaldesa sabía que la Cruz no tenía ningún símbolo franquista, ella mismo votó a favor de retirar aquellas placas; una vez más comprobamos que el empeño en retirar a prisa y corriendo esa Cruz, sin informar a la Corporación Local y con la oposición de cientos de  vecinos”, afirma la portavoz popular.

“Si la retirada de la Cruz fue dolorosa, más aún fue la imagen de la Cruz arrojada en un vertedero, y más hondo el dolor al saber que ese mismo día la Cruz fue destruida en su totalidad”, comenta Pérez. “Por si alguien tenía la esperanza de recuperar la Cruz de las Descalzas, rápidamente se encargaron de liquidar esa idea”.

La portavoz popular ha agradecido el movimiento social que este hecho lamentable ha generado. “Hemos recibido mensajes y llamadas de apoyo de todos los rincones de la provincia de Córdoba, de Andalucía y de España, incluso sabemos que han llamado personas interesadas en adquirirla; hay una ola de solidaridad hacia los vecinos de Aguilar que nos hemos sentido agraviados por la retirada de la Cruz y por su triste final, y ese sentir de tantas personas no va a caer en saco roto”, afirma Pérez quien continúa abanderando una campaña de recogida de firmas on line para promover la instalación de una cruz similar en algún espacio público del municipio, o incluso en la misma plaza.

“Si había problemas de humedades con el templo colindante, quizás con haber movido la Cruz unos metros ese problema se habría resuelto”, explica Pérez quien mantiene que existían varias alternativas para dar solución a este asunto pero que la Alcaldesa no quiso escuchar a nadie ni atender a nada, “su único afán ha sido destrozar la Cruz y lo ha conseguido por una decisión unilateral del equipo de gobierno de IU que ella encabeza; ahora de nada sirve echar la pelota a otro tejado cuando la Alcaldesa tenía en su mano salvar la Cruz de muchas maneras y en cambio ha optado por destruirla”.