Hurtado (PSOE) afirma que la cruz retirada en Aguilar solo era ya un símbolo religioso


"A esa cruz se le eliminaron en su día los elementos que hacían apología del franquismo"

La cruz de Aguilar durante su retirada, en una imagen de archivo./Foto: Diócesis de Córdoba-Margarita Lucena hurtado
La cruz de Aguilar durante su retirada, en una imagen de archivo. /Foto: Diócesis de Córdoba-Margarita Lucena
Córdoba
Antonio Hurtado./Foto: LVC

El diputado nacional del PSOE por Córdoba, Antonio Hurtado, ha afirmado este jueves que la Cruz del Llanito de las Descalzas retirada de su emplazamiento por el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, gobernado por IU, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica y Democrática, ya solo era “un símbolo religioso”, desvinculado de su origen franquista.

A este respecto y en rueda de prensa, Hurtado, tras aclarar que opinaba sobre este asunto en su condición de “paisano” de Aguilar, ha dicho que él es “muy respetuoso con las decisiones que se toman las instituciones públicas”, pero es que, en este caso, “a esa cruz se le eliminaron en su día los elementos que hacían apología del franquismo”, en concreto una placa con “una relación de personas que habían muerto” en la Guerra Civil “del lado el franquismo”.

A esto hay que sumar que esa cruz “siempre se ha utilizado para las cruces de mayo, y se ha adornado” por tal motivo, y “las cofradías hacían una parada especial ante esa cruz”, pues se trataba de un “símbolo religioso”, pues “ya no hacía apología del franquismo”, de ahí que haya que “tener mucho cuidado por las decisiones que se toman y que afectan a los sentimientos religiosos de la gente”.

Es más, según ha insistido Hurtado, “hay que ser muy prudentes”, ya que, cuando se eliminó de la cruz la referida placa con nombres de franquistas, “la gente lo vio muy normal y no protestó”, pero ahora, al retirarse la cruz, “la respuesta de la gente” contra ello se ha hecho evidente, “porque consideran que se les ha quitado algo que les afecta en sus sentimientos religiosos”.

Por último, Hurtado, que ha dicho no ser católico, ha asegurado no querer entrar con sus declaraciones “en ningún tipo de polémica” sobre este asunto, si bien ha insistido en que “las decisiones que se toman, para evitar este tipo de respuestas, se pueden hacer y se deben hacer de otra forma”.