El ayuntamiento comunista de Aguilar arranca finalmente la cruz de Las Descalzas


La Asociación de Abogados Cristianos presenta una solicitud de medidas cautelarísimas al juzgado de los contencioso administrativo

 

Finalmente, el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera, gobernado por IU, ha llevado a cabo la retirada de la cruz del llanito de Las Descalzas amparándose para ello  en la Ley de Memoria Histórica. Desde este fin de semana un amplio número de ciudadanos aguilarenses, partidos políticos como VOX y hasta el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, se han mostrado contrarios a esta medida que consideran un atentado contra los sentimientos religiosos e incluso una violación de un conjunto protegido como Bien de Interés Cultural.

Precisamente este último es uno de los motivos que en su solicitud ha presentado la Asociación Española de Abogados cristianos, mediante una solicitud de medidas cautelarísimas al juzgado de lo contencioso administrativo. La cruz se encuentra en un enclave “declarado monumento histórico artístico en el año 1963 y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el Boletín Oficial del Estado de 24 de noviembre de 1983”. Añaden los abogados cristianos que “se pretende el derribo sin ningún tipo de acuerdo plenario, y sin proyecto competente para actuar en un entorno BIC”.

Entre los argumentos jurídicos, la asociación se refiere precisamente a la propia lewy de Memoria Histórica en la que se ampara la decisión municipal. “Dicha Cruz es una simple Cruz desprovista de cualquier simbología política, por lo que su derribo es contrario a la Constitución Española e incluso a la propia Ley de Memoria Histórica (Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura)

Artículo 15 Símbolos y monumentos públicos 1. Las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas. 2. Lo previsto en el apartado anterior no será de aplicación cuando las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley.

Es más, la propia alcaldesa admite que “desde cultura” les han dicho que no pueden demoler la Cruz, porque es una Cruz sin más, no tiene simbología política ni placas, lo que evidencia que la decisión ilegal y unilateral de dicha alcaldesa de derribar la Cruz no obedece a criterios legales, sino a que dicha alcaldesa está obsesionada con demoler la Cruz debido a su personal discriminación y animadversión contra los cristianos”. Y añaden que “ la alcaldesa quiere derribar la Cruz bajo cualquier pretexto, aunque sea ilegal”.

En la solicitud aportan jurisprudencia al respecto con sentencias del TSJ de Galicia y el TSJ de Navarra. Añaden que “en este caso el interés legítimo protegido es la libertad religiosa, y la existencia de cruces y símbolos cristianos que no responden a ninguna ideología, sino únicamente a la fe católica, símbolos protegidos tanto por nuestra Constitución Española, como por la propia ley de memoria histórica e incluso por la jurisprudencia europea”.

De momento, el ayuntamiento ha llevado a cabo lo previsto con la retirada de la cruz.