Coronavirus: Lucena añade medidas complementarias a las de la Junta


La Corporación Municipal de Lucena pide a la ciudadanía “prudencia, cautela y responsabilidad” para frenar el avance de la tercera ola de covid

Desinfección del coronavirus en las calles de Lucena./Foto: LVC
Desinfección del coronavirus en las calles de Lucena./Foto: LVC
Lucena
Reunión de la Junta de Portavoces por videoconferencia./Foto: LVC

La Corporación Municipal del Ayuntamiento de Lucena ha instado a la ciudadanía lucentina a actuar con “prudencia, cautela y responsabilidad” durante las próximas semanas para evitar que la localidad acceda a un nivel de alerta sanitaria con medidas más restrictivas fruto del aumento de los casos positivos por covid.

El decreto de Alcaldía publicado este lunes, consensuado en la Junta de Portavoces celebrada durante el fin de semana, viene a aprobar una serie de decisiones complementarias a las instrucciones adoptadas por la Junta de Andalucía, que sitúa desde ayer domingo a Lucena, como parte del Distrito Sanitario Córdoba Sur, en el Nivel 4 – Grado 1 de alerta sanitaria, por lo que la ciudad se enfrenta a un nuevo cierre perimetralmente, con el comercio y hostelería cerrando a las 18 horas, al presentar una tasa de contagio por encima de los 500 casos por 100 mil habitantes (en concreto, 565).

Así, el Ayuntamiento lucentino mantendrá la prohibición de uso de las pistas deportivas de barrio, los parques infantiles, los biosaludables y los merenderos y la realización de barbacoas, al tiempo que reforzarán los controles en los mercadillos, que como fija la normativa andaluza podrán celebrarse al 50% de su aforo habitual, tanto en número de puestos como de personas usuarias. De hecho, ayer domingo, primer día del cierre perimetral, Policía Local estableció un dispositivo de vigilancia en las inmediaciones del mercadillo privado en el polígono industrial Los Polvillares.

El decreto también alude a la intensificación de las labores de desinfección y baldeo de calles y plazas por parte de los Servicios Operativos municipales; reforzando, asimismo, la colocación de dispensadores de gel en lugares de mayor concentración de personas. Para aquellas actividades municipales que no se realicen al aire libre o espacios abiertos y, siempre que sea posible, se llevarán a cabo controles de temperatura a las personas asistentes; observando, en todos los supuestos, las medidas de seguridad e higiénico-sanitarias recomendadas y dictadas por las autoridades sanitarias.

En un plano más interno, se evitarán en la medida de lo posible las reuniones presenciales en las dependencias municipales, las atenciones por los profesionales de los Servicios Sociales se priorizarán por vía telefónica, se mantienen suspendidas las actividades grupales y formativas en materia de Servicios Sociales, Igualdad y violencia de género y el servicio de atención infantil temprana se seguirá prestando mediante cita previa; procurando, cuando sea posible, la atención telemática a las personas usuarias.

El alcalde de Lucena, Juan Pérez, en nombre del resto de la Corporación local, lanza “una llamada a la responsabilidad individual y colectiva, al estricto cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias, a la prudencia en la movilidad, a la máxima cautela en los encuentros familiares y sociales, respetando en todo momento las instrucciones marcadas y evitándolos siempre que sea posible.”

“La fatiga pandémica, el cansancio, no nos puede hacer bajar la guardia –recalca el alcalde- invalidando tanto esfuerzo como el comprometido por la población a lo largo de estos meses, menos ahora en los que se vislumbra esperanza y amables expectativas por las vacunaciones, a las que las Administraciones, en estrecha colaboración y cooperación, han de poner todos los medios a su alcance para acelerar los procedimientos que permitan que llegue a la población en general acortando los tiempos lo máximo posible”.

Según las instrucciones aprobadas por la Junta de Andalucía, Lucena se mantendrá en el Nivel 4 Grado 1 de alerta sanitaria hasta, al menos, la madrugada del 1 de febrero, momento en el que se revisarán las medidas vigentes en función de la evolución de la tasa de contagios en el municipio.