Una aldea de Fuente Palmera tenía un ‘minimercado’ de droga


Se han intervenido más de 200 plantas de marihuana en diferentes fases de crecimiento, así como otras 100 plantas ya deshojadas en cogollos preparadas para su venta

Puesto de la Guardia Civil de Fuente Palmera./Foto: LVC
Puesto de la Guardia Civil de Fuente Palmera./Foto: LVC
marihuana
Plantación de marihuana en la aldea de Fuente Palmera.

La Guardia Civil ha desmantelado dos plantaciones de marihuana en Cañada Rabadán, aldea de Fuente Palmera y ha detenido a dos personas, como supuestos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de marihuana.

La Benemérita dentro de los servicios establecidos para erradicar el tráfico y cultivo de drogas tuvo conocimiento dentro del marco de las investigaciones que se viene desarrollando en la “Operación Cáñamo”, por la Guardia Civil de Fuente Palmera, que en alguna vivienda de la aldea de Cañada Rabadán pudiera ocultarse alguna plantación de marihuana.

Ante ello, el Instituto Armado estableció un dispositivo de servicio en la zona que permitió determinar la ubicación exacta de las dos viviendas que albergaban las plantaciones y averiguar quiénes eran los responsables de las mismas.

Fruto de los registros practicados en las dos viviendas se han desmantelado dos cultivos “INDOOR” de marihuana, sofisticadamente dotados, que albergaban dos plantaciones en fase de crecimiento, que han sido desmanteladas, las cuales contaban con un gran número de focos alógenos, ventilación artificial, filtros de aire, tuberías artesanales, ventiladores, termostatos, generadores de corriente, aires acondicionados, productos líquidos para la elaboración y el crecimiento de las plantas, así como diferentes efectos de los utilizados habitualmente para el cultivo y elaboración de marihuana , así como tres básculas digitales.

En total se han intervenido más de 300 plantas de marihuana, de las cuales 200 se encontraban en diferentes fases de crecimiento, algunas de ellas de más de 2 metros de altura, así como otras 100 ya deshojadas en cogollos preparadas para su venta.

Además en uno de los registros practicados, la Guardia Civil ha intervenido un arma de fuego simulada, de aire comprimido.

Ambas plantaciones con el fin de minimizar gastos y maximizar beneficios mantenían una conexión ilegal a la red eléctrica.

La Guardia Civil ha procedido a la detención de los dos responsables de las plantaciones, como supuestos autores de un delito de cultivo y elaboración de drogas y otro de defraudación de fluido eléctrico.