PSOE, IU y el tránsfuga buscan sacar la moción de censura de Baena a la desesperada


Los socios de moción amenazan con ir a los tribunales y no desvelan si romperán el 'Pacto Antitransfuguismo'

moción
Comparecencia de los ediles del Ayuntamiento de Baena, Alfonso Rojano, Cristina Vidal y José Andrés García./Foto: LVC
moción
Comparecencia de los ediles del Ayuntamiento de Baena, Alfonso Rojano, Cristina Vidal y José Andrés García./Foto: LVC

Las cartas están sobre la mesa y, al mediodía de este jueves, en el Pleno del Ayuntamiento de Baena se decidirá si sale adelante -o no- la moción de censura contra la alcaldesa de Baena, Cristina Piernagorda. De momento, “la pelota está en el tejado de IU”, señalaba el presidente de los populares cordobeses, Adolfo Molina, ya que el Pleno extraordinario ha tomado conocimiento de que el tránsfuga de Iporba, Alfonso Rojano, ha sido declarado no adscrito.

Se trata de un detalle capital y que pone a IU en un grave aprieto, ya que su Comisión Colegiada comunicó que no apoyaría la moción si se daba esa condición, a fin de cumplir el ‘Pacto Antitransfuguismo’. Si bien la edil del IU en Baena, Cristina Vidal, ha comparecido aferrándose a la presunta nulidad del Pleno extraordinario y ha seguido a pies juntillas las afirmaciones del portavoz del PSOE, Juan Andrés García, a las que se ha sumado, dejando claro qué partido lleva el mando en la cuestión, que no es otro que el socialista. Eso sí, Vidal se ha dado el lujo de calificar la forma de proceder de PP y Cs de “mafiosa”. Mientras, el concejal declarado tránsfuga por su propio expartido ha servido más de comparsa que de actor principal en la comparecencia, ya que se ha limitado a señalar que, en el Pleno, se han vulnerado sus “derechos fundamentales” y ha asegurado que sigue siendo “portavoz de Iporba”, en una actitud que parece dejar la ética a la izquierda de sus nuevos socios.

Lo sucedido en el Pleno extraordinario

En el Pleno extraordinario, que apenas ha durado tres minutos, se ha tomado conocimiento oficial de la “expulsión de Iporba” del edil Alfonso Rojano y de su paso a la nueva condición de concejal “no adscrito”, en aplicación, según ha dicho, del “artículo 73.3 de la Ley de Bases de Régimen Local”.

En ese momento, Piernagorda ha sido interpelada por el portavoz del PSOE, José Andrés García, quien, al confirmar la alcaldesa que ya estaba dando cuenta de la toma de conocimiento, la ha avisado de que dicho punto “no ha sido dictaminado en comisión y, por tanto”, su inclusión en el orden del día del Pleno debía ser “votado” previamente, lo cual no había ocurrido.

Ante ello, Piernagorda ha avisado al portavoz socialista que no tenía la palabra y que “el orden del día lo fija la alcaldesa y es una toma de conocimiento”, a lo que García le ha replicado que “podría estar incurriendo en estos momentos en un delito de prevaricación”, momento en el que, entre llamadas al orden de la alcaldesa, ha intervenido la edil de IU Cristina Vidal, que ha ejercido en este Pleno de portavoz de su grupo, pidiendo “amparo” para intervenir, por lo que la alcaldesa ha avisado de que, si la seguía interrumpiendo, avisaría a la Policía Local para que la desalojara.

Tras ello, la alcaldesa ha dado lectura al citado artículo 73.3 de la Ley de Bases de Régimen Local, que señala que, “cuando la mayoría de los concejales de un grupo político municipal abandonen la formación política” o candidatura “por la que concurrieron a las elecciones o sean expulsados de la misma, serán los concejales que permanezcan en la citada formación política los legítimos integrantes” del grupo municipal en cuestión, “a todos los efectos”. Por ello, según ha proseguido Piernagorda, “se pone en conocimiento que el mencionado concejal (Alfonso Rojano) abandona Iporba, por expulsión de la formación política “con la que “concurrió a las elecciones, pasando a tener la consideración de concejal no adscrito”.

¿Qué pasará?

Posteriormente, García, Vidal y Rojano han comparecido para apelar a la ética y a que si la alcaldesa tuviera “dignidad” dimitirá antes del Pleno del mediodía. Una apelación llamativa, cuando los tres intentan aferrarse a tecnicismos, amenazan con tribunales,  y con acusaciones de firmas falsas para ganar unas horas que les permitan blanquear el ‘Pacto Antitransfuguismo’ y recuperar la Alcaldía que perdieron los socialistas por su propia gestión; volver a tener en IU a su socio natural o hermano mayor al que suelen servir de bastón; y al ex de Iporba no dejarlo marginado en un salón de plenos en lo que resta de legislatura.

Ahora toca esperar y ver qué sucede.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here