La moción de censura de Baena y la lección de Priego


Mientras Ciudadanos apura las opciones de que se cumpla el 'Pacto Antitransfuguismo', el PSOE aun tiene el ejemplo de lo que le pasó en la localidad de la Subbética

PP Baena Priego
Candidatura del PP de Priego de Córdoba./Foto: LVC
Cristina Piernagorda 5
La alcaldesa de Baena, Cristina Piernagorda./Foto: LVC

En plena pandemia del coronavirus y con todos los focos puestos en la crisis sanitaria y socio-económica derivada de la misma, el PSOE de Baena viene realizando durante las últimas semanas una maniobra que le devuelva a la Alcaldía que perdió hace año y medio.

Para ello se ha valido de un concejal de Iporba, Alfonso Rojano, que ha sido declarado por su propio partido como tránsfuga, mientras Cs (el socio de gobierno del PP en Baena) negocia a todos los niveles que se cumpla el ‘Pacto Antitransfuguismo’.

De momento, los socialistas no parecen querer darse por aludidos y siguen adelante. Pero el regreso al poder, de producirse, no siempre es garantía de éxito y tienen un ejemplo cercano en el tiempo y en la distancia, el de Priego de Córdoba.

En la localidad de la Subbética fue el 8 de mayo de 2017 cuando el socialista José Manuel Mármol se convirtió en alcalde, al prosperar la citada moción de censura, en contra de la entonces alcaldesa del municipio, María Luisa Ceballos (PP), con los once votos a favor de los entonces tres grupos de la oposición (PSOE, PA y Participa Priego) y los diez votos en contra de los ediles populares.

Dos años después, los resultados de las Elecciones Municipales dieron 13 escaños al PP y 7 al PSOE. Una mayoría absoluta (con más del 51% de los votos para Ceballos), que fue toda una lección y podría ser una advertencia para el PSOE de Baena y para el edil que abandonó el redil.