A prisión uno de los detenidos tras amputar la mano a un hombre en una reyerta


Los hechos tuvieron lugar el sábado en el barrio de la Lata, entre las calles de Corazón de Jesús y la calle Córdoba, de Lucena

perro secretos
Agentes de Policía Nacional en una imagen de archivo.
fotonoticia 20200615184019 1920
Agentes de Policía Nacional en una imagen de archivo.

La autoridad judicial ha acordado el ingreso en prisión provisional para un hombre detenido el sábado junto a otro varón, que ha quedado en libertad con cargos, tras supuestamente amputarle la mano a un joven de 27 años en una reyerta registrada en la localidad cordobesa de Lucena, según han informado a Europa Press fuentes cercanas al caso.

Al respecto, según ha adelantado la prensa provincial, los hechos tuvieron lugar sobre las 5,00 horas del sábado en el barrio de la Lata, entre las calles de Corazón de Jesús y la calle Córdoba, cuando hubo una pelea entre dos familias, en la que el detenido que está en prisión presuntamente cometió la agresión.

En este sentido, la Policía Local y la Nacional intervinieron para controlar la reyerta, de la que se desconocen los motivos que la originaron. En la pelea, el citado varón supuestamente empleó una ‘catana con forma de hoz’ para cortar la mano a uno de los implicados.

En un principio, tanto la mano cortada como el arma fueron escondidas, pero finalmente aparecieron en un lugar distinto al de la reyerta tras las pesquisas policiales. El herido fue trasladado de urgencia hasta el Hospital Infanta Margarita de Cabra, donde le intentaron injertar la mano amputada.

Posteriormente, tras ser atendido en dicho centro hospitalario de la provincia, el herido fue trasladado al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, en el que un equipo formado por cirujanos plásticos y traumatólogos ha reimplantado este lunes la mano al joven. Según el parte médico, “aún es pronto para valorar la situación, pero en principio, la evolución es favorable”.

El herido permanece ingresado en la planta de Cirugía Plástica y Reimplantes del centro hospitalario sevillano y “hasta la semana próxima no se podrá valorar definitivamente si la cirugía ha sido un éxito”.

Fuentes de la investigación apuntan a la mala relación entre las familias implicadas en este suceso como desencadenante de la reyerta.