Dos pueblos cordobeses, pioneros en la prueba de la receta electrónica


Del pilotaje “se han obtenido excelentes resultados”, se ha indicado desde la administración autonómica

cordobeses
Peñarroya y Pozoblanco./Foto: LVC
cordobeses
Peñarroya y Pozoblanco./Foto: LVC

La Junta de Andalucía extendía, esta semana, la receta electrónica a a las 57.424 personas adscritas a mutualidades administrativas. Con estos nuevos beneficiarios (pertenecientes a Muface, ISFAS y Mugeju) de la transformación digital, dos municipios cordobeses han sido los elegidos para llevar a cabo el pilotaje de esta nueva prestación.

Los mismos pertenecen al Área Sanitaria Norte de Córdoba, tratándose de Peñarroya-Pueblonuevo y de Pozoblanco. De dicho pilotaje “se han obtenido excelentes resultados”, se ha indicado desde la administración autonómica.

Cabe recordar que, “gracias a la receta electrónica, los andaluces pueden obtener su tratamiento farmacológico en cualquier punto de la comunidad y del país”, se destacaba desde la Junta. Mientras que, desde la administración se repasaba que, “entre otras ventajas de la receta electrónica se encuentra que el médico puede programar, en una única consulta, la prescripción de medicamentos para un tiempo prolongado, lo que resulta de especial importancia en tratamientos crónicos, pues evita la carga burocrática y la repetición de consultas, ahorrando molestias al paciente”. 

También limita el almacenamiento de medicación en el domicilio y mejora el conocimiento de la adherencia del paciente al tratamiento. Cada año se realizan más de 180 millones de dispensaciones a través de receta electrónica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here