CSIF critica la escasez de mascarillas facilitadas por Epremasa a su plantilla


Las mascarillas que la empresa está entregando a los trabajadores "no se consideran equipos de protección individual (EPI), tal y como se indica en las cajas que las contienen"

Nieto Epremasa contenedores
Camión de Epremasa./Foto: @Feniks_CyS
Nieto Epremasa
Camión de Epremasa./Foto: @Feniks_CyS

CSIF Córdoba ha criticado este jueves que “la plantilla de Epremasa sigue sin contar con suficientes mascarillas para protegerse frente a posibles contagios por covid-19, y para poder realizar su labor con plenas garantías y con un mínimo de seguridad”, con respecto a la ciudadanía y a los propios trabajadores de dicha empresa dependiente de la Diputación de Córdoba.

En este sentido y en un comunicado, el delegado de CSIF Córdoba en Epremasa, José María Álvarez, ha señalado que las mascarillas que la empresa está entregando a los trabajadores “no se consideran equipos de protección individual (EPI), tal y como se indica en las cajas que las contienen”, y ha lamentado que, “desde que hace un mes y medio se decretó el estado de alarma, el personal de Epremasa únicamente ha recibido 18 mascarillas que, además, son de un solo uso al estar hechas de papel”.

Para el sindicalista, “es increíble que esto ocurra mientras que la venta de este material de protección ya se ha extendido a distintos puntos de la capital y de la provincia, y el presidente de la Diputación ha pedido equipos de protección a la Junta de Andalucía”.

Álvarez ha explicado que, “ante la falta de respuesta de la empresa, los trabajadores se están buscando sus propios EPI, a través de familiares y allegados”, recordando el también presidente del comité de empresa de Epremasa que “los empleados con especiales riesgos son los conductores y los peones, que son los que están en contacto directo con los residuos, para su recogida y tratamiento”.

CSIF también se ha hecho eco del “profundo malestar del personal, por el hecho de que el director de Recursos Humanos de Epremasa obligue a sus trabajadores a realizar sus pruebas médicas la próxima semana, cuando aún se mantiene vigente el estado de alarma”, por lo que el sindicato ha expresado su “rechazo absoluto a esta decisión adoptada por la empresa, al poner el riesgo la salud de la plantilla”.