Intentó matarlo a puñaladas y piden siete años de cárcel


La Fiscalía pide una pena de siete años de prisión para un hombre acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa

hija siete profesora
Ciudad de la Justicia. /Foto: Curro Paniagua
hija siete
Ciudad de la Justicia. /Foto: Curro Paniagua

La Fiscalía pide una pena de siete años de prisión para un hombre acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa tras supuestamente intentar matar de varias puñaladas a otro varón, para el que solicita una multa de 600 euros por dos delitos de lesiones leves, tras una reyerta en la puerta de una casa del municipio cordobés de Palma del Río en 2015. El juicio se prevé celebrar el miércoles de la próxima semana en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, sobre las 1:00 horas del día 21 de julio del citado año el procesado por lesiones acudió al domicilio del otro con la intención de hablar con él sobre un asunto personal.

Una vez en la puerta, se encontró con los padres del mismo y se inició “una discusión que degeneró en reyerta”, de manera que el citado acusado forcejeó con el padre y presuntamente le propinó un empujón a la madre, cuando trataba de mediar en la disputa, y cayó al suelo.

No obstante, el hijo estaba siendo testigo de los hechos y se fue a la cocina y cogió un cuchillo de casi 15 centímetros de longitud, de forma que salió a la calle y “con intención de acabar con la vida” del otro, supuestamente le lanzó una primera puñalada que logró esquivar, mientras seguía forcejeando con su padre, si bien acto seguido le asestó una segunda cuchillada en la zona dorsal derecha y una tercera en la zona derecha del cuello.

Ante la gravedad de la herida en el cuello, “de la que emanaba gran cantidad de sangre”, el presunto autor de las mismas “no hizo ademán alguno para prestar ayuda” al herido, que condujo por sí mismo su vehículo hasta el centro médico, al tiempo que “taponaba la herida con sus propias manos”, según detalla el fiscal.

Como consecuencia de dicha agresión, el afectado sufrió distintas heridas que “le habrían causado la muerte de no haber recibido atención médica urgente”, al resultar afectada la vena yugular externa. Tardó en curarse 90 días, con secuela de trastorno de estrés postraumático.

Por su parte, el padre del presunto agresor sufrió arañazos en la cara y en una oreja, además de en los antebrazos y en la encía superior. La madre sufrió hematoma en un antebrazo, una inflamación cervical y otra en el pómulo izquierdo. Ambos sufrieron la fractura de sus gafas durante la pelea.

Dicho procesado ha estado privado de libertad por esta causa desde julio a octubre de 2015. El fiscal también solicita para él una orden de alejamiento sobre el otro acusado durante un periodo de diez años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here