El paraíso de las grullas


Hasta el comienzo de la primavera decenas de ejemplares recorrerán Los Pedroches y el Valle del Guadiato centradas, sobre todo, en el consumo de bellotas de encinares

Las grullas han llegado al norte de Córdoba. Estas aves de gran porte viajan desde el norte de Europa cuando bajan las temperaturas en busca de un clima más benigno y de alimento, pues su hábitat natural se encuentra a estas alturas del año cubierto de nieve. Hasta el comienzo de la primavera, bandos de decenas de ejemplares recorrerán las dehesas y llanuras de Los Pedroches y del Valle del Guadiato centradas, sobre todo, en el consumo de bellotas de encina.

Imagen de una bandada de grullas en la dehesa. Fuente: LVC.
Imagen de una bandada de grullas en la dehesa. Fuente: LVC.

Estas dos comarcas constituyen una de las principales zonas de invernada de grullas en España, según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO y del Ministerio de Agricultura. Depende de los años y de distintos factores, pero se estima que en el norte de la provincia invernan entre 2.500 y 10.000 grullas cada año, siendo el  dormidero del entorno del río Guadamatilla, en Belalcázar el más importante de Andalucía según los últimos censos desarrollados por la SEO.
Distintas excursiones se organizan estos días en los pueblos de Los Pedroches para realizar avistamientos de grullas. Además, es la excusa perfecta para pasear por la dehesa cuando ofrece la mejor imagen del año, en plena montanera, con los cerdos ibéricos engordando a base de bellota. El Grupo de Desarrollo Rural de Los Pedroches (Adroches) tiene en su web una información muy detallada acerca de los puntos donde mejor se pueden observar aves en la comarca. Son los denominan puntos PIO. Se trata de miradores en enclaves públicos donde hay ningún problema para el acceso y desde los que se pueden planificar distintas rutas.
Los espacios más destacados para ver grullas son las dehesas de Los Blázquez, Valsequillo, La Granjuela y Fuente Obejuna, en el Valle del Guadiato. En Los Pedroches, todo el entorno del embalse de La Colada, en El Viso, es uno de los grandes dormideros, y si viajamos en dirección a Hinojosa o a Belalcázar no dejaremos de verlas en grandes bandos y emitiendo su característico gru gru gru. Si optamos por realizar las observaciones a la vez que una ruta de senderismo, la Cañada Real de la Mesta que va desde El Viso hasta el límite de la provincia de Badajoz, recorreremos uno de los paisajes más espectaculares y diferentes de Andalucía.
Recomendaciones
Avistar grullas es fácil, pero fotografiarlas o verlas de cerca es muy complicado dado su carácter esquivo. Es necesario por ello llevar prismáticos o, si se contacta con alguna empresa de guías de la zona, pedir que aporten un telescopio.  Debemos ir vestidos con ropa de colores discretos y no hacer ruido ni movimientos bruscos porque las espantaremos.
Las grullas suelen compartir espacio con el ganado y comen bellotas en los mismos cercados. Debemos evitar saltar alambradas o cercados de piedras pues entrar en las fincas no aporta nada que se pueda hacer desde la red de caminos públicos de la zona.
Especies invernales
El invierno en las zonas de campeo de las grullas nos ofrece la posibilidad de ver muchas más especies interesantes que tienen en la dehesa su hábitat en invierno o de forma permanente, aunque se dejan ver mucho más en esta época del año. Con las grullas llegan las avefrías y los zorzales y en las zonas que hemos expuesto se puede disfrutar del vuelo de una rapaz rara y escasa, el elanio azul. Milanos negros y reales, buitres, ratoneros, águilas perdiceras, entre otras rapaces, son otras de las aves que se pueden avistar.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here