Arte abstracto fruto de un desastre para la Oficina de Turismo de Baena


El artista José Muñoz Meléndez expone en Baena una serie de vinilos de arte abstracto, causados por el deterioro accidental de sus diapositivas con motivo de un temporal de agua

Un accidente un tanto abstracto. Todo ocurrió por casualidad, y no precisamente una casualidad de las que, en principio, pueda resultar agradable. El baenense José Muñoz Meléndez vio como una tromba de agua daba al traste con centenares de diapositivas que tenía guardadas en un patio, las fotografías que había almacenado de sus viajes por parajes naturales, centrados en la espeleología, la naturaleza y la montaña. Todo ello arrasado por la lluvia.

abstracto
El autor José Muñoz Meléndez y la concejala Lola Cristina Mata en la inauguración de esta exposición de arte abstracto

Y, como su primer arrebato no fue tirar las diapositivas, sino guardarlas, años después este fotógrafo descubrió que el efecto de la lluvia ácida sobre la celulosa había dado lugar a una obra extraña y abstracta, que es precisamente la que ahora se puede ver en la Oficina de Turismo de Baena.
Muñoz Meléndez los define como “vinilos con agradable apariencia abstracta”, una pequeña muestra de los 300 que guarda este fotógrafo, producto del desgaste del agua sobre las fotos de sus viajes a Sierra Nevada, Cazorla, Gredos o Los Pirineos, y que ya ha expuesto dos veces en Córdoba.
“El agua de lluvia ácida actúa sobre la celulosa y disuelve los colores. Caprichosamente los organiza como quiere, no los elimina, los cambia de lugar dentro del acetato”, explica el autor, que reveló las diapositivas y las imprimió para convertirlas, según sus palabras, en “agradables descomposiciones cromáticas”.
En este sentido, bromea acerca de su descubrimiento accidental. “Si hay algún pintor que sea capaz de hacerlo igual… muchas horas de trabajo tiene”. Aunque reconoce que “esto es único e irrepetible”, ahora intenta imitar la técnica para buscar algo parecido, pero reconoce que con la desaparición de lo analógico son “imposibles de volver a hacer”.
La exposición de los 44 vinilos puede visitarse hasta el 23 de octubre en la primera planta del edificio municipal de la Oficina de Turismo y el Centro de Información Juvenil. La delegada de Cultura del Ayuntamiento de Baena, Lola Cristina Mata, asegura que “merece la pena ver algo diferente” al tratarse de “una exposición totalmente novedosa y rompedora con todo lo anterior”.