El Zoo abrirá en septiembre si lo permite la gripe aviar


Se mantienen las medidas de bioseguridad, tanto para los animales de la colección como para los trabajadores

zoo
Leopardo de Sri Lanka en el Zoo cordobés. /Foto: LVC
zoo
Leopardo de Sri Lanka en el Zoo cordobés. /Foto: LVC

El Centro de Conservación Zoo Córdoba continuará cerrado de manera temporal como medida para prevenir la transmisión y propagación del Virus de la Influenza Aviar (H5N1) por parte de los visitantes que actuarían como potenciales vehículos de transmisión del virus, así como eliminar la posibilidad que algún visitante pueda contagiarse e infectarse con el virus de gripe aviar.

El teniente de alcalde delegado de Infraestructuras y Medio Ambiente, Antonio Álvarez, ha firmado hoy el decreto por el que se establece el periodo de cierre del Zoo desde el día 9 al 31 de julio. No obstante, esta medida se mantendrá de manera automática durante agosto dado que las instalaciones permanecen cerradas en este mes. La apertura en septiembre dependerá de la situación en ese momento o de las indicaciones de las autoridades sanitarias.

Tal y como queda acreditado estadísticamente, el número de visitas al Zoo durante el mes de julio es considerablemente inferior en relación al resto de meses del año. Ello, unido a que el Centro permanece cerrado durante el mes de agosto, hace aconsejable, en atención a las condiciones sanitarias expuestas, prolongar la clausura durante el resto del mes de julio y agosto completo. 

Se trata del tercer decreto de cierre temporal después del suscrito el 3 de junio, como primera medida, y del firmado el 17 de junio para dar continuidad a ese primer cierre.

En los últimos días se han tomado una serie de muestras de nuevas aves de la colección zoológica, fundamentalmente rapaces y anátidas, con las que se pretende confirmar o descartar la presencia del virus en las instalaciones del Centro de Conservación, de las que aún no se han recibido los resultados.

Asimismo, se continúa con la comunicación y coordinación con las autoridades sanitarias correspondientes (Oficina Comarcal Agraria), manteniendo la vigilancia activa. Igualmente, se siguen manteniendo las medidas de bioseguridad ya existentes, tanto para los animales de la colección como para los trabajadores, realizando un trabajo extraordinario en el tratamiento de heces, limpieza de instalaciones y confinamiento de pavos reales, tarros canelo y cisnes en cuatro instalaciones controladas con un cerramiento perimetral.