España ante su «emergencia educativa»


La sede de la Fundación Miguel Castillejo recibe a Pablo Muñoz Díaz, de la ACdP, que ha disertado sobre "La educación ¿presa de la ideología?"

«Si nos diéramos cuenta  de la emergencia educativa que está sufriendo el país, nos levantaríamos contra ella». Así de rotundo comenzó su disertación Pablo Muñoz Díaz, secretario nacional de Acción Social de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) y licenciado en Ciencias Políticas y Sociología.

El título de su ponencia «La educación ¿presa de la ideología?» en realidad era una pregunta retórica que usaba a la presa como sustantivo y adjetivo, porque la educación en España y desde la II República hasta nuestros días ha sido objeto de la  voracidad política y el sistema educativo ha estado siempre al albur de los diferentes gobiernos que han sido. Esas líneas argumentales no eran las conclusiones sino el contexto histórico en el que el profesor Muñoz situó a la audiencia que se dio cita en el salón de actos de la Fundación Miguel Castillejo. 

Nada de lo que ocurre en la actualidad con la educación es casualidad ni ha surgido de manera espontánea. Para llegar a los nuevos libros  de texto socialistas de la ministra Alegría han ocurrido muchas cosas antes, y distintas corrientes de pensamiento y teorías culturales que como buen sociólogo, Muñoz situó en los nombres de pioneros de la sociología como Durkheim o funcionalistas como Parsons, pasando por la teorías norteamericanas del capital humano o credencialismo, o el enfoque marxista que, curiosamente, lo es menos en el propio Marx pero que se refina con Antonio Gramsci y la supremacía cultural. 

Educacion e Ideologia ACdP

Precisamente esa supremacía cultural, elaborada y alimentada capilar y pacientemente en los últimos 60 años por la izquierda, es la que padece nuestro sistema educativo actual maltratado por todos los planes de estudios que desde la Transición han padecido los niños españoles «Qué tipo de personas estamos formando con esto», se preguntaba Pablo Muñoz. 

Un sistema educativo que ahora no solo no se acuerda entre las partes y sectores implicados («Hay que llegar a un consenso de mínimos por el bien de este país», repitió en varias ocasiones Muñoz)  sino que no se controla siquiera desde el Ministerio de Educación, según el ponente, ya que sigue los dictados del Ministerio de Igualdad y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Sobre esta última, Muñoz advirtió que los objetivos que marca son en exceso generales y que muchos de ellos no se ajustan a la realidad social ni geográfica de España. «Aquí no hay que recorrer kilómetros a pie para acudir a un colegio», aclaró. 

La ponencia, que fue presentada por el profesor de Derecho Administrativo de la UCO Manuel Rodríguez Portugués, finalizó poniendo el foco en lo que dice la Doctrina Social de la Iglesia respecto a la educación y que no es sino un verdadero alegato a la libertad, ya que, recordó Pablo Muñoz, «la potestad educativa la tiene la familia» y para la Iglesia «la institución educativa está al servicio de las familias y nunca al revés»