Ganas de feria, mientras menguan las casetas


El público sostiene a una feria que se esperaba desde que acabó en 2019 y que está por ver cómo evolucionará en las próximas ediciones

Recepción municipal en la Feria./Foto: Ayuntamiento de Córdoba
Recepción municipal en la Feria./Foto: Ayuntamiento de Córdoba
Recepción municipal en la Feria./Foto: Ayuntamiento de Córdoba
Recepción municipal en la Feria./Foto: Ayuntamiento de Córdoba

Había ganas de feria y ni el calor pudo con la gran afluencia de personas que este sábado, en su primer día completo, se daban cita en el Arenal. Los 40 grados que ya marcaban los termómetros de la ciudad pasada la una de la tarde no fueron impedimento. Sí sirvieron para que las calles del recinto ferial estuviesen más vacías que antaño, porque la gente se acumulaba en el interior de las casetas.

Antes de que la feria se llenase, la ermita de la Salud acogía la tradicional misa, que sirvió para que al alcalde le impusieran la medalla de la Asociación de Caballeros y Damas de la Virgen que da nombre a la feria. Luego, los carruajes enfilaron la Ribera para dirigirse al Arenal. 

Desde 2019 se estaba esperando el regreso y se notó en el ambiente festivo. Hasta en el transporte público, que además de rebosar de viajeros, estos mostraban su hilaridad, como en los viejos tiempos. Época aquella que deja como vestigio que la feria es cara y más cuando se viene de una inflación galopante, que se nota al pagar desde una jarra de rebujito hasta un coco.

También queda el sedimento de que la feria mengua en casetas (hay la mitad que hace 24 años). Los espacios en el recinto ferial son cada vez más grandes y el maquillaje de paliar con ampliaciones de casetas (a base de patios anexos) no se antoja suficiente para disimular una realidad que invita a una profunda reflexión.

Por contra, las mejoras se notan en los arriates, en los aseos instalados por Emacsa y en detalles que persiguen hacer más confortable al recinto ferial. De momento, el público sostiene a una feria que se esperaba desde que acabó en 2019 y que está por ver cómo evolucionará en las próximas ediciones, e incluso, en la segunda parte de la presente.