Anabel Mialdea (madre de dos hijos adoptados): “Todavía me emociono al recordar ese primer beso regalado”


Rafa y Ana son dos niños rusos, que llegaron a la vida de Anabel en difíciles circunstancias

Anabel con sus hijos.
Anabel con sus hijos.
Captura de Pantalla 2022 05 20 a las 7.12.03
El marido de Anabel con sus hijos.

Esta semana, la sede del CEU San Pablo de Madrid ha acogido la entrega del premio ‘Bárbara Castro. A un corazón de madre’. Un galardón que distingue la labor realizada por aquellas madres que, como hizo Bárbara, anteponen la vida de sus hijos a la suya propia. El gesto de amor más grande que puede haber y que la premiada de este año, Anabel Mialdea, hizo al adoptar a Rafa y Ana, dos niños rusos que llegaron a ella y a su marido Rafa, en unas condiciones muy duras.

El testimonio de Anabel habla por sí mismo y da la medida de la grandeza de su corazón. “No me siento, ni más ni menos especial que cualquier otra madre”, señala y añade que, “si con mi testimonio se consigue, aunque sea una sola adopción, merecerá la pena”. 

“Siempre quise ser madre y, al no poder tener hijos biológicos lo pasé mal. Hubo momentos en los que me rebelé ante los designios de Dios, pero ahora sé que él me lo tenía todo planeado para que Ana y Rafa llegarán a mi vida” reconoce Anabel. A la par, explica que “nuestros procesos de adopción no fueron fáciles. Son unos embarazos largos y latosos, pero volvería a pasar por todo por volver a tener a mis hijos junto a mí”. 

Rafa

Anabel y Ana.
Anabel y Ana.

Su relato prosigue detallando que “Rafa llegó a nuestras vidas con tan solo 18 meses. No sé lo que es parir, pero sí puedo decir que el día que me lo pusieron en mis brazos fui la mujer más feliz del mundo. Ni podéis imaginar la fiesta que fue para mi corazón el primer día que me dijo mamá. Todavía me emociono al recordar ese primer beso regalado. Rafa traía su mochila de problemas al hombro, pero una mochila de cosaco luchador”. Y es que, al nacer, pesó menos de dos kilos y sobrevivió sin incubadora y con temperaturas inferiores a los 20 grados bajo cero.

La historia de Ana

Captura de Pantalla 2022 05 20 a las 7.11.44
Anabel y su marido con Ana.

Anabel recuerda que, “tras la denuncias de los vecinos, que creían oír a un animal encerrado, la niña es encontrada en un estado lamentable y crítico. Le es retirada la custodia a la niña por los servicios sociales del Gobierno ruso. Pasó cinco meses ingresada en una UCI”, para ser traslada posteriormente a una casa cuna. Tiene fisura palatina y retraso del crecimiento a consecuencia de la desnutrición sufrida en sus primeros años de vida. En este relato, la cordobesa comenta cómo los servicios sanitarios rusos omitieron a su marido y a ella todos los problemas de salud que padecía la niña, que ha sido operada 8 veces desde que llegó a España.

Pero como le dijo Anabel a su marido, “si Dios la puso en nuestros brazos, tenga lo que tenga, la niña es nuestra y, si no tiene mucha vida, se la haremos feliz”.

Captura de Pantalla 2022 05 20 a las 6.51.06
Rafa y Ana.