Lances de Futuro celebra una conferencia sobre Antonio Bienvenida


Con motivo del centenario de esta leyenda del toreo, ha contado con la intervención de su nieto Gonzalo Bienvenida

El salón de Los Califas de la plaza de toros ha acogido  una conferencia sobre Antonio Bienvenida, con motivo del centenario de su nacimiento, la cual ha tenido como protagonistas al escritor e historiador Carlos Abella y el periodista Gonzalo Bienvenida, nieto de Antonio Bienvenida. El acto  fue presentado por el empresario de Lances de Futuro, José María Garzón.

Ante un salón completo, los conferenciantes fueron hilando pasajes de la figura de unos de los toreros más importantes de la historia de la tauromaquia.

También tomó la palabra el matador de toros José María Montilla, testigo de aquella tarde en Córdoba en la que tomó la alternativa Manuel Benítez El Cordobés, de manos de Antonio Bienvenida como padrino, y recordó las palabras que el propio Bienvenida le dijo a Benítez.

Conferencia Bienvenida 2

Antonio Bienvenida nació en Caracas en 1922 y poco después su familia se trasladó a Sevilla, de donde era la madre y donde Antonio fue bautizado. Más tarde, la familia se trasladó a Madrid. Se consagró como torero en Las Ventas y de hecho fue el torero predilecto de Mla capital por excelencia.

Tomó la alternativa de su hermano Pepote el 9 de abril de 1942 en una faena con miuras. Un par de meses después, el 26 de julio de 1942, recibiría en la Monumental de Barcelona una de las cornadas más peligrosas de su carrera, que lo mantuvo más de dos meses fuera de los ruedos.​

Durante sus primeros años, cosechó éxitos pero también conoció fracasos. Con todo, se fue convirtiendo en el torero de moda, con lances como el de 1948, cuando un toro le derribó y se salvó a sí mismo con un quite desde el suelo. Entre 1953 y 1957 tuvo cinco temporadas gloriosas, tras las que sufrió un bache profesional.

En lo que se refiere a la crítica, recibió tanto valoraciones positivas como negativas. Y es que Antonio Bienvenida tuvo tardes buenas y tardes malas, salidas por la puerta grande e insultos desde el tendido cero. Entre las tardes buenas se cuenta la histórica corrida del 3 de julio de 1955, en la que toreó gratis a beneficio de sus compañeros toreros necesitados, y estoqueó en solitario en Madrid seis toros de Galache.

En 1957 se fracturó una pierna en una lidia benéfica a favor de los damninificados por las inundaciones de Valencia, y al año siguiente, el toro Cubitoso, de Sánchez Cobaleda, le hirió gravemente en el cuello.

En los años siguientes, realizó varias giras por América. El 25 de mayo de 1963, siendo ya una figura consagrada, le dio la alternativa a Manuel Benítez El Cordobés y en 1964, en San Sebastián de los Reyes, con un toro de Cembrano, hizo la que según muchos de los críticos fue la mejor faena de su vida.

En 1966, a los cuarenta y cuatro años, anunció su retirada, y el 16 de octubre, tras lidiar seis toros, su hermano Pepe le cortó la coleta en Las Ventas ante su hermano Ángel Luis. Seguirá actuando en festivales hasta 1971, año en el que volvió a los ruedos. Su reaparición tuvo lugar también en la plaza de Las Ventas, el 18 de mayo, para confirmar la alternativa del mexicano Curro Rivera. El 5 de octubre de 1974 se retira definitivamente en la plaza de Vista Alegre. Quedaban a sus espaldas 775 corridas y 54 novilladas; 113 novillos y 1.628 toros estoqueados.

El 4 de octubre de 1975, aniversario de la muerte de su padre, asistió a misa en una iglesia de Colmenar Viejo. Al terminar, se dirigió con su familia a la finca de Amelia Pérez Tabernero, en El Escorial, para tentar unas vaquillas. Después de probar un par de ellas, una res a la que se había dado puerta y galopaba al campo, volvió grupas, entró en la placita de tientas y cogió desprevenido a Bienvenida, a quien volteó aparatosamente. El incidente le provocó graves lesiones de vértebras, a consecuencia de las cuales murió en Madrid tres días después, el 7 de octubre. Tenía cincuenta y tres años.

El 8 de octubre, su féretro fue portado a hombros en la plaza de Las Ventas por sus compañeros, entre otros, Ángel Peralta, Paco Camino, Curro Romero, Francisco Rivera Paquirri y Palomo Linares.

Esta conferencia, organizada por la empresa gestora del coso de Los Califas, forma parte de las actividades del fomento de la tauromaquia en la ciudad.