Carteles para la feria de la normalidad


Dos corridas de toros y una novillada forman el ciclo cordobés

 

Anoche, en el Real Círculo de la Amistad y durante el desarrollo de una gala magistralmente conducida por los periodistas Narci Ruiz y Víctor Molino, se dieron a conocer los carteles que conformarán la feria taurina de Nuestra Señora de la Salud en su edición de 2022. Formato novedoso que alternó la actuación musical de Cristina Romero y Víctor Carrasco, con la danza de Álex y Roxana, y en la que junto a más de quinientas personas se dieron cita matadores de toros como Manuel Benítez “El Cordobés”, José María Montilla, Rafael González “Chiquilín”, o el rejoneador Diego Ventura.

A mitad de gala se retiró la tela que ocultaba los ojos del más grande con su tristeza de siglos en la mirada, según apreciación de Gregorio Marañón. Manolete escondía en su mejilla izquierda, la del puntazo del toro de Concha y Sierra en Murcia, las combinaciones de toros y toreros que la empresa Lances de Futuro, comandada por José María Garzón, presenta para este año.

Gala Cordoba 5

Dos corridas de toros y una novillada forman el ciclo cordobés. El 20 de mayo, con toros de Juan Pedro Domecq, mano a mano de Morante y Pablo Aguado con Diego Ventura por delante y toros de María Guiomar Cortés de Moura. Al día siguiente, 21 de mayo, y con toros de Álvaro Núñez, Talavante dará la alternativa a Lagartijo en presencia de Roca Rey. Finalmente, el 22 de mayo, los novilleros Daniel de la Fuente, González-Écija y el triunfador de la novillada del próximo fin de semana en Morón, darán cuenta de novillos de Alejandro Talavante.

Sin duda, los carteles podían haber sido otros. Hay tantas combinaciones posibles como aficionados. También hay ausencias significativas como la de Finito o, incluso, Rocío Romero. Igualmente hubiese sido agradable ver un cartel con ocho festejos, como Castellón, pero lo cierto es que no son tiempos para arriesgar el patrimonio en ejercicios de funambulismo. Y el que arriesga hoy por hoy su dinero es el empresario, en una suerte de vértigo y locura quijotesca digna de admiración. Nadie, creo, en su sano juicio, apostaría por organizar un simple espectáculo taurino con el patio como está. Garzón lo ha hecho. Y lo hace con unas combinaciones que conjugan lo más señero de la torería andante. Faltan cosas, sí. Finito, José Tomás… podríamos seguir, pero los que están no sobran, que no es poco.

Gala Cordoba 9

Es, además, la feria del reencuentro, del reconocimiento, de la normalidad, de refrescar un ejercicio de libertad con la creación estética más verdadera que el hombre ha sido capaz de imaginar. El juego de esculturas en movimiento con la vida como moneda de cambio.

Tengo otros carteles, sí, pero enhorabuena a la empresa por su decidida apuesta y por su deseo de recuperar un espacio que nunca debimos de perder en el mundo del toro.