La accesibilidad, un valor en alza


Las instituciones cordobesas desarrollan un trabajo que va más allá de la eliminación de barreras arquitectónicas

accesibilidad
Turismo accesible. /Foto: LVC
Calle de la Huerta de la Reina
Calle inaccesible de la Huerta de la Reina. /Foto: VLC

De accesibilidad se viene hablando desde hace bastante tiempo, pero hasta hace poco se entendía la misma como el rebaje de los bordillos o la eliminación de las barreras arquitectónicas. Poco más. En los últimos años se ha incrementado el compromiso de las administraciones en esta materia y a día de hoy Córdoba es referencia en el resto de España por muchas de las actuaciones que aquí se llevan a cabo.

El Ayuntamiento tiene una delegación específica para la accesibilidad, la Diputación Provincial está desarrollando actividades novedosas y la Universidad está aplicando a este sector de la sociedad muchas de sus investigaciones. Todo esto hace que Córdoba atraviese un momento óptimo que necesita de un mayor incremento en el futuro.

La implicación de las instituciones

Bernardo Jordano es el delegado de Accesibilidad e Inclusión en el Ayuntamiento. Una de sus obsesiones es de que cale el concepto de accesibilidad universal, que implica a todas las delegaciones del Ayuntamiento y que puede resolver graves problemas por muy poco dinero. Unos adhesivos con pictogramas o una redacción menos técnica de los impresos municipales son unos ejemplos.

Es el caso de la Diputación de Córdoba, que ha instalado 14 paneles en otros tantos municipios de la provincia por donde pasa el Camino Mozárabe con unos códigos QR que facilitan al peregrino un vídeo en lengua de signos sobre el tramo que recorre.

La Universidad de Córdoba ha dado un salto importante esta semana al presentar cinco líneas para incrementar la inclusión y la accesibilidad, así como por poner en marcha un sistema que permitirá el aprendizaje de una lengua extranjera a personas con necesidades específicas de apoyo educativo.

más
Código Navilens en la calle Judios. /Foto: LVC

Bernardo Jordano califica de «acierto» que la delegación de Accesibilidad e Inclusión esté por primera vez desgajada de la de Servicios Sociales, a la que ha pertenecido tradicionalmente como un apéndice más. Esto le dota de autonomía en su funcionamiento aunque no de los recursos materiales y humanos. Aún así, muestra su satisfacción por el trabajo realizado en estos casi tres años.

Este concejal reconoce que en este tiempo transcurrido «Córdoba hace ruido en temas de inclusión» y son diversos los municipios que siguen el camino ya abierto aquí o se ponen en contacto con el Ayuntamiento para ver cómo se abordan determinadas cuestiones.

La accesibilidad está también en los detalles

En Córdoba se han puesto en marcha cursos de formación para personal municipal para potenciar su relación con personas discapacitadas, como ya hicieron los conductores de Aucorsa. Además, el texto de 38 documentos se ha trasladado a lectura fácil, “un acierto que da coraje no haberlo puesto antes en marcha” y está en marcha la creación de rutas de turismo accesible, entre otras muchas iniciativas.

Cualquier cordobés está ya familiarizado con la presencia de pictogramas en la vía pública, en los autobuses o en dependencias municipales. Lo mismo pasa con los códigos Navilens. El bucle magnético está implantado en la taquilla del Zoo y las personas con problemas de audición pudieron disfrutar esta Navidad del espectáculo de la calle Cruz Conde.

museo
Marian Aguilar, Carmen Aguilera, Bernardo Jordano y José María Bellido. /Foto: JC

Otro de los logros alcanzado es el de convertir el Museo Julio Romero de Torres en el primero totalmente accesible de toda España. Cuenta con bucle magnético, hay rótulos en braille y algunas obras cuentan con una reproducción en relieve para poder ser ‘vista’ a través del tacto. «Viví la experiencia de recorrer el museo con afiliados de la ONCE y se me saltaron las lágrimas, porque nadie les daba contenido cultural a ellos».

Aprendizaje de una segunda lengua

Ahora, además, lo van a tener más fácil a la hora de aprender idiomas. El coordinador del proyecto ALL (Accesible Language Learning), el profesor de la UCO Eulalio Fernández, señala que este sistema es el resultado que la aplicación de la psicolingüística al aprendizaje de segundas lenguas. «Vimos que el proceso tiene que estar centrado en la persona que aprende, porque cuando el foco se pone en el individuo se ve que hay una diversidad de competencias y es ahí es como llegamos a las personas con necesidades específicas de apoyo educativo», apunta.

accesibilidad
Presentación del proyecto ALL. /Foto: LVC

El objetivo es «sacar partido de las capacidades de cada persona con la adaptación de los contenidos» y para llevarlo a cabo se llevaran a cabo diversas actuaciones. Una de ellas es la celebración de talleres formativos a profesores de Primaria, Secundaria y Bachillerato, así como a monitores y educadores «para que conozcan la metodología más adecuada» para adaptarla a cada alumno.

También se van a llevar a cabo talleres motivacionales para el aprendizaje de idiomas. «Hemos visto que las personas con discapacidad se ponen una barrera mental porque creen que hay otras competencias más necesarias o las propias familias dejan de lado el aprendizaje de idiomas», explica Fernández. 

Por último, está prevista una fase de tutorización y asesoramiento a niños de Primaria y Secundaria para que aprendan mejor las lenguas extranjeras y se pueda certificar ese aprendizaje. 

investigación
Jordano, en el centro, y Mérida, a la derecha. /Foto: LVC

Este programa de la Universidad de Córdoba será realidad gracias a un convenio firmado con el Ayuntamiento. Otro convenio municipal con la UCO desarrollará un programa conjunto de acciones para incrementar la inclusión y la accesibilidad universal en la capital con cinco líneas de actuación que son fruto del trabajo y de la investigación y que abarcan materias tan diversas como inteligencia artificial y transformación digital, movilidad, deporte inclusivo y educación, como recientemente presentó la vicerrectora Rosario Mérida.

La Diputación ayuda a hacer el Camino a Santiago

La clave de todas estas actuaciones es su puesta en marcha, ya que la mayoría de ellas no requieren de grandes presupuestos. Es el caso de la adaptación del Camino Mozárabe a su paso por la provincia para tener una mayor accesibilidad. El delegado de Programas Europeos de la Diputación, Víctor Montoro, señala que ha tenido un presupuesto de 3.719 euros, sin IVA, y que cuenta con financiación del proyecto transfronterizo europeo del Programa Interreg ‘Caminos Jacobeos del Oeste Peninsular’, para revitalizar los recorridos hasta Santiago de Compostela que discurren por ocho provincias españolas y tres áreas portuguesas.

accesibilidad
Víctor Montoro. /Foto: LVC

El Camino de Santiago tiene un trazado en la provincia de unos 300 kilómetros y a lo largo del mismo se han instalado estas 14 señales que facilitan la ruta a los peregrinos a través de la lengua de signos. Como explica Montoro, se han puesto dos señales en Encinas Reales, dos en Lucena, dos en Cabra y una señal en Baena, Castro del Río, Espejo, Villanueva del Duque, Hinojosa y tres señales en Villaharta.

Pese a la distancia con Santiago de Compostela, el Camino Jacobeo cuenta con gran aceptación en la provincia de Córdoba, por donde se estima que al año pasan unos 2.000 peregrinos, con datos de antes de la pandemia. Ahora, quienes lo necesiten, tendrá la ayuda de un vídeo en formato mp4 con calidad 4k que les hará más accesible la ruta.