El belenismo: una afición en auge


Cada año crece el número de personas que mantienen la tradición de instalar un Belén por Navidad

belen belenismo
Belén en la Fundación Cajasol. /Foto: JC
belenismo
Belén en la Fundación Cajasol. /Foto: JC

Frente a la intención de algunos de eliminar las señas de identidad de una civilización, hay una resistencia popular que de forma tan individual como pacífica planta cara con algo tan simple e inofensivo como el montaje de un Belén. El belenismo cobra auge y cada año se advierte una afición creciente que se puede constatar a través de las redes sociales, donde se comparten fotos de belenes de lo más diverso, porque en eso consiste su encanto.

El belenismo admite toda la variedad y la creatividad que cada uno le quiera dar. Desde el Belén institucional, con una gran superficie y riqueza de figuras, decorados y efectos, hasta el doméstico, más modesto pero nunca exento de encanto. Todo tiene cabida en un arte efímero que sólo se puede disfrutar durante un mes al año.

La Asociación Belenista

La Asociación Belenista de Córdoba, que preside Rafael Ramos, creada en 2010, vela por el mantenimiento y potenciación de esta tradición. Un grupo de belenistas que participaban en el concurso de Cajasur la pusieron en marcha y este año ha visto cubierto uno de sus deseos con la celebración de la 49 edición del Congreso Nacional Belenista, que se desarrolló a principios de noviembre.

belenismo
Belén en la Diputación Provincial. /Foto: JC

Esta cita ha supuesto no sólo un espaldarazo a la asociación, sino también un potente altavoz para la difusión del belenismo, una disciplina en la que todos tienen cabida. Javier Barcones es tesorero de la asociación explica que “llevábamos unos años de letargo”, pero el congreso ha supuesto todo un impulso, ya que “ha tenido mucha repercusión en las redes sociales”.

Esto ha hecho que muchos cordobeses se acerquen a la asociación para encauzar su afición al belenismo que se puede desarrollar de mil maneras distintas. Como explica Barcones, “desde el tradicional Belén de corcho y musgo al que hace belenes con escenas, figuras en movimiento y cambios de luz”.

El inicio en el belenismo

La iniciación es fácil, ya que todo depende del presupuesto con que cuente cada uno. Lo normal es comenzar con el Misterio e ir ampliando, año a año, el número de figuras. Las hay al alcance de todos los bolsillos, desde las más económicas de los ‘chinos’ o las fabricadas en serie hasta las más caras, las realizadas “a palillo”, por artesanos de renombre, como es el caso de Enrique Villagrasa o Montserrat Ribes, cuyas figuras pueden superar los 1.000 euros.

Es fundamental, como explica Barcones, “mirar lo que se hace en Córdoba y buscar un estilo”. Después, hay que acomodarlo al espacio del que se disponga, ya que hay quien cuenta con una habitación entera y quien sólo tiene un rincón. A partir de ahí tiene que brotar la creatividad o la espontaneidad.

belen belenismo
Belén en la Fundación Cajasol. /Foto: JC

Si se opta por hacer un gran Belén hay que contar, eso sí, con un equipo que eche una mano. Es el caso de los de la Diputación Provincial, la Fundación Cajasol o el Belén Municipal, por ejemplo. En estos casos, tanto por las dimensiones como por la instalación técnica, entre otros recursos, hay que contar con especialistas en algunas materias.

En estos días da Barcones los últimos toques al Belén que disfrutará junto a su familia. Explica que este año se ha decantado por la escena de la Huída a Egipto, con la Sagrada Familia en una gruta, por la que se ven las pirámides y una palmera, todo ello condensando en un diorama cerrado, como se denomina en el belenismo actual. Explica que cada año suele buscar una escenografía distinta y “el año que viene puede ser una adoración de los Reyes”.

belenismo
Belén en la Diputación Provincial. /Foto: JC

Córdoba no está entre los lugares más destacados del belenismo andaluz, que están ocupados por Cádiz, Jerez de la Frontera o El Puerto de Santa María. “Córdoba podría estar en la media”, apunta Barcones, ya que aquí la tradición del belenismo no ha sido tan fuerte como en otros lugares de Andalucía.

¿Qué futuro le espera al belenismo? El tesorero de la asociación apunta a que es fundamental una implicación mayor de la juventud, que actualmente es reticente, tanto por problemas económicos como por falta de información. “Si pudiéramos llevarlo como materia a los colegios, mucha más gente se incorporaría al belenismo”, remata.