La Inteligencia Artificial y la realidad virtual se unen contra la dislexia


El proyecto cuenta con una parte formativa enfocada al alumnado, para que mejoren la creatividad y la mentalidad emprendedora, y otro para el profesorado.

La tasa de abandono en personas con problemas de aprendizaje se incrementa en la educación superior. En esta línea sobresale la dislexia, que no es solo un trastorno específico del aprendizaje que causa dificultades, sino también una barrera a la que se enfrentan los alumnos ocasionándoles problemas psicológicos como depresión o ansiedad y provoca a menudo aislamiento por parte de sus propios compañeros. En este contexto surge VRAILEXIA, un proyecto europeo centrado en la búsqueda de herramientas que palien esta situación y mejore la calidad del aprendizaje de estos estudiantes.

VRAILEXIA, que obtuvo la mayor puntuación en la convocatoria ERASMUS+ KA203, tiene como objetivo dar ayuda y soporte a los estudiantes de educación superior con dislexia a través de una plataforma digital, -BE SEPECIAL-, que combina la Inteligencia Artificial con la realidad virtual. El proyecto europeo es liderado por la Universidad de Tuscia (Italia) y cuenta con la participación de la Universidad de Córdoba, encargada del desarrollo de la realidad virtual del proyecto.

VRAILEXIA se servirá de la inteligencia artificial para desarrollar algoritmos a partir de un banco europeo con datos sobre diagnósticos, pruebas y evaluaciones psicológicas de estudiantes universitarios con dislexia. Estos algoritmos permitirán desarrollar nuevas estrategias de aprendizaje, material y formación docente.

La coordinadora del grupo en la UCO, Sara Pinzi, y las investigadoras del mismo equipo María Dolores Redel y Pilar Aparicio, subrayan la falta de datos sobre las personas disléxicas en la Universidad, frente a otras etapas de la vida escolar como Primaria, Secundaria e incluso Bachillerato… En esta línea, VRAILEXIA monitoriza esta información mediante un cuestionario para poder luego detectar qué sistema han utilizado aquellos estudiantes que consiguen llegar a la universidad y, a posteriori, que sean capaces de describirlo y poder integrarlo en su algoritmo de IA.

El proyecto cuenta también con una parte formativa enfocada al alumnado, para que mejoren la creatividad y la mentalidad emprendedora (‘TOC, Training of Creativity’), y otro para el profesorado, aumentando la conciencia sobre la dislexia (‘TOT, Training of Trainers’). Una de las actividades formativas enfocada a los estudiantes es ‘In the Shoes of Dislexics Students’ (en los zapatos de los estudiantes con dislexia), iniciada por la investigadora del equipo Pilar Aparicio y cuyo fin es dar a entender a los compañeros las dificultades que atraviesan a la hora de afrontar una situación real en el aprendizaje, como puede ser la lectura de un texto.

Gracias a la oportunidad de participar en un proyecto europeo, el grupo de investigación ha podido dar un salto a la internacionalización y exponer su trabajo. Coinciden en que está siendo un desafío interesante, dado que a raíz de la pandemia se ha dado a conocer la importancia de la virtualización de los contenidos, especialmente la labor de los laboratorios virtuales para poder facilitar la inclusión social.

Para poder participar en este estudio, pueden rellenar el siguiente cuestionario si se cumplen los requisitos a continuación: ser estudiante con problemas de dislexia de bachillerato, universidad o formación profesional superior.

Cuestionario: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdkI8K2ux1iwt2zgBc5Lgcd6PwhLH_0-dGEolU6E1Vhf0X5pg/viewform?hl=es