Los Maristas celebran la plaza dedicada a San Marcelino Champagnat


El alcalde resala la labor que la congregación realiza en la educación de los niños y de los jóvenes

maristas
Rotulación de la plaza San Marcelino Champagnat. /Foto: JC
maristas
Rotulación de la plaza San Marcelino Champagnat. /Foto: JC

El fundador de la Congregación de Hermanos Maristas ya tiene una plaza dedicada en la ciudad. Desde ayer, a la espalda del Colegio Cervantes, junto a la calle Hermanos Pinzones, se encuentra este espacio dedicado a la figura de San Marcelino Champagnat, cuyo estreno contó no sólo con la presencia de autoridades, sino también de la comunidad de religiosos, profesores, alumnos y antiguos alumnos.

Los Maristas llegaron a Córdoba en 1931 un periodo turbulento en el que la persecución religiosa hacía a los religiosos abandonar su hábito y vestir de seglar para no poner en peligro su integridad. Desde aquel momento, el pequeño colegio establecido en una casa de la calle Barroso fue creciendo y en poco tiempo pasó a la calle Conde de Torres Cabrera y después a la plaza de la Compañía, por donde pasaron varias generaciones de cordobeses.

Desde 1973 el colegio está establecido en un gran edificio en el barrio de la Fuensanta, siendo una de las primeras infraestructuras en abrir sus puertas cuando se urbanizó esta zona de la ciudad. En este casi medio siglo de trayectoria, el colegio de los Maristas se ha implicado perfectamente en su entorno.

El espíritu de los Maristas

El alcalde, José María Bellido, que ha presidido el acto de rotulación de la plaza, ha recordado su paso por las aulas de los Maristas, “desde EGB hasta COU, 12 años muy intensos”. Ha destacado también el hecho de homenajear en este acto a San Marcelino Champagnat, “que es el fundador de los Hermanos Maristas, con presencia en todo el mundo, dedicándose a la educación de los niños y niñas que tienen problemas para acceder a una educación de calidad.

Bellido ha subrayado el dilatado periodo de tiempo que los Maristas “llevan trabajando con los jóvenes sin hacer ruido, de forma discreta”, a la vez que ha destacado la labor que realiza toda la comunidad educativa.