Consumo intensifica de cara a Halloween la inspección de disfraces


La campaña controla el marcado CE, las advertencias de la entidad fabricante y la seguridad de la ropa infantil

consumo
Halloween.
consumo
Halloween.

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud y Familias, ante la cercanía de la celebración de Halloween y al igual que hiciera con motivo de la celebración del carnaval, ha intensificado en el marco del Plan de Inspección de Consumo 2021 su campaña de control del etiquetado y de la seguridad de disfraces, caretas, máscaras y similares, destinados en especial a ser utilizados por niños y niñas menores de 14 años, y que tienen la consideración de juguetes en su comercialización dentro de la UE.

Se trata de una actuación de ámbito autonómico, de cuya ejecución se encargan los Servicios de Consumo provinciales, y que tiene por objeto vigilar la adecuación a la normativa en vigor de los citados artículos. Consumo establece dos periodos de especial concentración de dichos controles, que se corresponden con los días previos y durante la celebración del carnaval, abarcando un 60% de los casos, volcándose el 40% restante a la inspección durante la celebración de Halloween, siendo las dos festividades que aglutinan el grueso de la comercialización de productos como disfraces, máscaras, caretas y relacionados.

Según las previsiones, se estima que, durante el presente año, los Servicios Provinciales de Consumo revisarán el etiquetado de, al menos 130 disfraces, caretas, máscaras y artículos similares, y llevarán a cabo la toma de un centenar de muestras reglamentarias para su remisión a un laboratorio acreditado encargado de la investigación, la seguridad y la calidad de dichos productos.

Los principales objetivos que se establecen en la campaña de control es comprobar que los productos cumplen con los requisitos básicos y generales de información y seguridad, y más aun teniendo en cuenta el público destinatario de estos artículos, normalmente personas menores de edad, y en especial niños y niñas.

De esta manera, la Inspección de Consumo se encargará de analizar cuestiones como la presencia de etiquetado, el marcado CE, la seguridad de la ropa infantil, específicamente aquella que cuentan con cordones y cuerdas ajustables, o si constan advertencias de seguridad si el artículo no está destinado a niños y niñas menores de 36 meses.

Consejos para una elección segura

Ante esta proliferación de compras de disfraces, máscaras y caretas de cara a Halloween, desde la Dirección General de Consumo se quiere hacer hincapié en una serie de recomendaciones que garanticen la adquisición de un producto seguro, en especial si el mismo va dirigido a la población infantil. Ante todo, debe elegirse un disfraz adecuado a la edad de la persona que lo vaya a usar. Además, se recomienda elegir disfraces sin estereotipos sexistas y que no estén hipersexualizados.

El etiquetado del producto debe llevar el marcado CE y permitir la identificación del mismo y de la empresa responsable. Es importante prestar especial atención a las instrucciones de uso y a las advertencias de seguridad. En el caso de las máscaras, debemos asegurarnos de que cuentan con suficientes orificios de ventilación, para evitar cualquier riesgo de asfixia.

Asimismo, si se van a emplear productos de maquillaje, se debe comprobar la fecha de caducidad y sus componentes, a fin de evitar posibles alergias. Si se va a hacer uso de lentillas decorativas, éstas deben ser adquiridas en establecimientos con personal cualificado, y tienen que presentar etiquetado en español.

Hay que vigilar que los disfraces infantiles no contengan piezas pequeñas, bordes cortantes o cordones en la zona del cuello, que no presenten elementos punzantes, cortantes o piezas pequeñas que puedan desprenderse, y que estén fabricados con materiales no inflamables.