La Brigada ‘Guzmán el Bueno’ X recuerda a los héroes de la Campaña de Melilla


El 25 de julio de 1921 el primer batallón del regimiento 'La Reina' embarcó en Málaga en el vapor 'Lázaro' con rumbo a Melilla

Pelotón en una trinchera./Foto: Brigada 'Guzmán el Bueno' X
Pelotón en una trinchera./Foto: Brigada 'Guzmán el Bueno' X
Pelotón en una trinchera./Foto: Brigada 'Guzmán el Bueno' X
Pelotón en una trinchera./Foto: Brigada ‘Guzmán el Bueno’ X

Con motivo de la celebración del centenario de la Campaña de Melilla en 1921, la Brigada ‘Guzmán el Bueno’ X ha querido tener un recuerdo “con todos aquellos héroes que forjaron tal hazaña” y que con su proceder en un gran número de operaciones y combates “alcanzaron finalmente la victoria”.

Tal y como ha indicado la brigada, en particular los regimientos de infantería ‘La Reina’ número 2 y ‘Garellano’ número 45 con su actuación dieron una “lección de entrega, sacrificio, cumplimiento del deber, espíritu de servicio, valor, honor, patriotismo y amor a España”.

El 25 de julio de 1921 el primer batallón del regimiento ‘La Reina’ embarcó en Málaga en el vapor ‘Lázaro’ con rumbo a Melilla, marchando posteriormente a la posición de ‘Taqui-Mami’. A partir del 17 de agosto participó en los combates de Atalayón, Hidum-el-Garet y Taxuda, actuaciones por las que fueron felicitados por el general jefe de la columna.

Por su parte, el segundo batallón del regimiento ‘Garellano‘, partió hacia Melilla el 1 de octubre recibiendo su bautismo de fuego tomando parte en la toma del monte Gurugú el día 10 de octubre. Participaron en la toma de Zeluan y en la defensa del Monte Arruit, donde por su excelente comportamiento, su disciplina y virtudes morales fueron felicitados por el general Cabanellas jefe de la columna y publicado en la orden de la plaza.

La Brigada ‘Guzmán el Bueno’ X ha expresado que esta campaña merece tal reconocimiento “por la trascendencia que tuvo, tanto en España en su conjunto como en Melilla”, ya que “la propia españolidad de esta ciudad estuvo en peligro o, al menos así lo percibió la población”. La Campaña de Melilla de 1921 se enmarca dentro de la conocida como Guerra del Rif, iniciada en 1911, esfuerzo que supuso un gran número de bajas, hombres que “cumplieron con su compromiso hasta el final“.