La Universidad Loyola lidera un proyecto europeo que aplicará un sistema de evaluación por micro- competencias en educación superior


El trabajo capacitará a los profesores que imparten clases de Física, Matemáticas, Estadística y Economía para que apliquen esta nueva metodología de evaluación

Investigadores de la Universidad Loyola lideran un proyecto financiado por la Comisión Europea con el objetivo principal de desarrollar una herramienta de evaluación de micro-competencias para instituciones de educación superior con el fin de promover la mejor adaptación a los planes de estudio en función de las capacidades y las necesidades de los estudiantes. El consorcio del proyecto, formado por instituciones de enseñanza superior de España, Austria y Alemania permitirá mejorar itinerarios de aprendizaje en asignaturas donde la pedagogía se ha entendido tradicionalmente de una única forma.

Según explica el investigador principal del proyecto, David Becerra, profesor de la Universidad Loyola: “Desarrollaremos una herramienta web capaz de evaluar dentro de una asignatura itinerarios micro-competenciales asociados a cada ejercicio que realizan los estudiantes. Estos itinerarios detallan los procesos cognitivos necesarios para la consecución de dichos ejercicios. Cruzando los itinerarios de distintos ejercicios obtenemos una red de competencias. Utilizando Teoría de Redes es posible analizar estas redes, extrayendo indicadores y meta-competencias que reflejen los objetivos generales de la asignatura. Una vez terminado el curso o cursos, el alumno dispondrá con esa red de una ‘huella dactilar’ de su aprendizaje que irá mucho más allá que la mera calificación o nota final”.

 Éxito académico basado en la atención al detalle

Al hilar tan fino las habilidades individuales de los alumnos, el docente dispondrá de una información detallada y en tiempo real de los motivos por los que porciones significativas de la clase están teniendo dificultades con determinados contenidos. Esto le permitirá tomar decisiones informadas sobre en qué cosas debe incidir para garantizar el éxito de la mayoría del curso. “La aplicación además generará nuevos ejercicios que de manera automática permitan a los estudiantes reforzar las competencias que más les cuesten adquirir”, añade Becerra.

El proyecto SAPIENS (Skill Assessment for PersonalIsed compEtence NetworkS) cuenta  con la financiación de la Unión Europea a través del programa Erasmus + KA226: ‘Asociaciones para la preparación de la educación digital’ y el apoyo del SEPIE (Servicio Español para la Internacionalización de la Educación). Durante dos años profesores de la Universidad Loyola, Universidad Pablo de Olavide, Universität Bielefeld (Alemania) y FH Joanneum (Austria) crearán sus materiales personalizados y las micro-competencias asociadas y usarán la plataforma en distintas asignaturas de grado. El proyecto cuenta también con el apoyo de INCOMA, en materia de gestión y difusión de contenidos. Se harán eventos multiplicadores en cada país para dar formación y difusión adicional a profesores que estén interesados.

 Evaluación automática y personalizada

En la Universidad Loyola, el equipo formado también por Isabel López Cobos, María Luisa Parody Núñez y Alfonso Carlos Martínez Estudillo asumirá tareas de desarrollo de la herramienta, modelo de datos, gestión documental, además de incorporar a sus asignaturas el sistema de evaluación automática y personalizada.

 Las políticas de la Unión Europea en el ámbito de la educación superior tienen como objetivo abordar tanto la necesidad de equilibrar los desajustes educativos como de promover la excelencia en el desarrollo de las capacidades. Así mismo buscan fomentar la inclusión, la innovación y tecnologías específicas eficientes. Actualmente los sistemas de educación y formación se enfrentan a retos sin precedentes como consecuencia de la pandemia de COVID-19 y, para muchos, la enseñanza y el aprendizaje digitales han sido la única respuesta de emergencia viable en tiempos de medidas de confinamiento y bloqueo. SAPIENS se presenta como una alternativa en este sentido. Permite la generación de toda su información en plataformas tan habituales como web, iPhone y Android, pero también funciona offline con documentos personalizados rellenables que pueden entregarse al día siguiente en el centro educativo. Esto permitirá su utilización en centros con conexión o recursos limitados.